Inicio Sociales Tacuifí, camino público con tranquera
Tacuifí, camino público con tranquera PDF Imprimir Correo
Escrito por Mónica Carinchi   
Viernes, 23 de Marzo de 2018 00:28

3° Marcha de la Soberanía Nacional a Lago Escondido. Organizada por la Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua, la marcha se realizó sin inconvenientes. Después de andar 4 horas por un camino atravesado por tranqueras y alambrados, los caminantes llegaron a Lago Escondido. En la marcha pudieron observar las construcciones realizadas por Joe Lewis, el multimillonario que intenta quedarse con el agua pura que es de todos los argentinos. Cristian Tauil, vecino de El Talar, fue parte de la marcha. “Nadie puede tener tanto para sí mismo”, reflexionó.

 

Si pensamos en la soberanía nacional, nos remitimos a un territorio que tiene una población de manera constante, que elige una determinada forma de gobierno. Un concepto básico de soberanía que tiene, por lo tanto, 3 ejes: territorio - población - forma de gobierno.

Cuando un territorio muy extenso tiene una población muy escasa y, encima, guarda muchos recursos naturales y tiene una ubicación estratégica, se corren riesgos.

Los países del norte siempre se sintieron atraídos por la Patria Grande de América del Sur. Recordemos un episodio: la batalla de Vuelta de Obligado (20/11/1845). La escuadra anglo-francesa rumbeó para estas tierras en defensa de la libre navegación de los ríos (Paraná – Uruguay). Qué bondad!! Navegar tantos miles de kilómetros para defender la libre navegación y, por supuesto, la libertad de comercio! Tanto altruismo unió a dos enemigos constantes en la historia: Inglaterra y Francia. Pero el altruismo que los unió, no alcanzó: fueron detenidos por las cadenas que se extendieron por el río Paraná y por las posteriores negociaciones diplomáticas. Es famosa la carta escrita por San Martín después de la batalla: “…los interventores (Francia-Inglaterra) habrán visto por esta muestra que los argentinos no son empanadas que se comen sin más trabajo que abrir la boca”.

Así como es necesario volver a la historia permanentemente para refrescar nuestra memoria, también es imprescindible saber que, en el mundo actual, algunos multimillonarios son más influyentes que algunos Estados y debido a carencias múltiples (vacío de leyes, falta de población, corrupción infiltrada en todos los niveles) compran grandísimas extensiones de territorio, poniendo en riesgo nuestra soberanía.

Por este motivo, la Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua (FIPCA) realizó este febrero pasado la 3° Marcha de la Soberanía Nacional a Lago Escondido, en El Bolsón, provincia de Río Negro.

Desde hace años, los habitantes de El Bolsón vienen exigiendo la reapertura del camino público a Lago Escondido que fue cerrado por Joe Lewis, multimillonario inglés que compró todas las tierras que rodean el lago y pretende, además, quedarse con ese espejo de agua pura.

En esta oportunidad participó de la Marcha Cristian Tauil, vecino de El Talar, integrante del Movimiento Político 17 de Agosto.

 

Mucho más que un lago

“Si uno compra una propiedad y da la casualidad que hay un lago adentro, eso no significa que se pueda apropiar del lago. Pero es lo que hizo Lewis”, manifestó Cristian.

Nadie puede comprar un lago, un río ni ningún curso de agua, tampoco pueden desviarse ni utilizarse en beneficio propio; no se pueden poner tranqueras en caminos públicos ni atravesar ríos con alambrados. Sin embargo, Joe Lewis lo hizo.

Después de que la 1° Marcha de la Soberanía Nacional a Lago Escondido se realizara por el camino de montaña Cajón del Azul y quedara demostrado que es absolutamente imposible que las personas comunes lo utilicen, la 3° Marcha se realizó por el camino de Tacuifí, que la justicia de Río Negro ordenó que se abra como acceso público al lago.

“Nos llevó 4 horas y media llegar al lago. Tuvimos que pasar por una tranquera, atravesar el río Foyel, que está alambrado, y después pasamos por lo que sería el patio de la casa de Lewis, donde tiene un césped prolijo, una cancha de fútbol, una pista cuadrera de caballos. Hay animales, algunos autóctonos y otros de otros lugares, un vivero porque él es muy ecologista. También hay 3 centrales hidroeléctricas”.

Además de todo lo antes enumerado, Cristian también vio, sobre una de las centrales, un cartel: “Energía pura, limpia y renovable”.

El Sr. Lewis toma agua de ríos y lagos argentinos, la procesa en turbinas y la vende. Según el diario El Patagónico, existe la ley provincial  4615, sancionada en diciembre/2010, que le otorga la concesión del agua pública del río Escondido, por 30 años.

Las comunidades mapuches de la zona reclaman las tierras que hoy ocupa Lewis ya que fueron ancestralmente habitadas por esa etnia; la Asamblea de El Bolsón reclama el acceso público al Lago Escondido. “No hay nadie que pueda tener tanto para sí mismo. Allí Lewis construyó una mansión, un vivero, caballerizas con aire acondicionado, 3 centrales hidroeléctricas, todo cercado. Una pista de aterrizaje, desde la cual se está en media hora en las Malvinas. El destacamento de gendarmería está adentro de la finca de Lewis”.

No es necesario recordar que las Islas Malvinas están ocupadas por británicos.

Existen fallos judiciales que obligan a Joe Lewis a abrir un acceso público a Lago Escondido, aun así “no lo hace porque en la provincia de Río Negro es casi lo mismo que el Estado. Ayuda a la gente con sus casitas, pone plata para las escuelas, se compra todo”.

Mientras que la 2° Marcha de la Soberanía tuvo presencia policial, de gendarmería y también personal civil armado de Lewis, la 3° se desarrolló sólo con acompañamiento de los empleados del magnate. “Estaban allí todo el tiempo; todo fue más dialogado. Esto también es un triunfo de la organización ciudadana”.

Cristian Tauil destacó que acceder a Lago Escondido es un derecho de todos los argentinos, por eso FIPCA seguirá movilizando hasta que esto suceda.

 

Foto: Cristian Tauil dispuesto a preparar mate con el Lago Escondido de fondo