Inicio Información General A la espera de la SUBE
A la espera de la SUBE PDF Imprimir Correo
Escrito por Mónica Carinchi   
Viernes, 16 de Febrero de 2018 00:55

El Municipio de Tigre habilita reunión entre isleños y el Defensor del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires. En una reunión con escasos representantes isleños, Guido Lorenzino, Defensor del Pueblo, se interiorizó de las peculiaridades del sistema fluvial utilizado en el Delta. El reclamo de los usuarios apunta a la exclusión de este medio de transporte del SISTAU. Anticiparon un colapso del transporte fluvial si no hay pronta solución. El Defensor del Pueblo confía en el diálogo con los funcionarios y, si no resulta, irá a la justicia.

Cuando en junio de 2016, los isleños cortaron el río Tigre, quedó públicamente expuesto un tema que se fue agravando: aumento del boleto de lancha colectivo.

Si bien en aquel momento la movilización coordinada logró la reducción de la tarifa para los habitantes de islas, la resolución del problema no llegó nunca.

Por fin, en los últimos días de diciembre de 2017, el Intendente Zamora se incorporó a la búsqueda de una solución para este sector de tigrenses que fue acumulando problemas durante décadas. En un intento por iniciar un camino de diálogo con los gobiernos provincial y nacional - que todas las evidencias demuestran que conduce al fracaso - habilitó una reunión entre el Defensor del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, Guido Lorenzino, y una única agrupación isleña, Unidad Isleña.

 

Pocos representantes

El 25 de enero, en el Palacio Municipal, se realizó la reunión entre el Defensor del Pueblo, Guido Lorenzino, la Secretaria de Gobierno de Tigre, Patricia D’Angelis, y 3 vecinos isleños, Nancy Nacarato, María Eugenia Fernández y Rubén Sejenovich. Lamentablemente, el Intendente estuvo ausente.

En la reunión, a puertas cerradas, los 3 vecinos informaron a Lorenzino sobre las peculiaridades del transporte isleño y su exclusión del Sistema Integrado de Transporte Automotor (SISTAU), es decir la imposibilidad de usar la tarjeta SUBE en las lanchas. Terminada la reunión, se abrieron las puertas para los periodistas.

En un tono despojado de emociones, el Defensor del Pueblo anticipó su intervención: dialogar con los funcionarios de turno para incorporar al transporte fluvial al SISTAU y obtener así los beneficios que esto conlleva, tanto para los usuarios como para los empresarios. Si el diálogo no es positivo, apelará a la justicia.

Como es de esperar, la Secretaria de Gobierno remarcó la preocupación del Intendente Zamora y su compromiso por encontrar una solución.

Por su parte, Rubén Sejenovich aseguró que son “una organización que trabaja con problemas de transporte y los servicios públicos hace más de 10 años”. Dado el estado de las lanchas colectivo, el encarecimiento del boleto, el incumplimiento de rutas y la crisis general del sistema, además del pésimo servicio que presta Edenor, sería preferible no mencionar los 10 años de “trabajo”.

El encarecimiento del boleto de la lancha (y de todos los medios de transporte) afecta a todos los usuarios, porque también pagan más los familiares que ya no pueden ir a la isla y todos los visitantes que deciden quedarse en la ciudad, muriéndose de calor. Los isleños que ganan un pesito con el turismo también ven menguados sus ingresos, o sea que la economía regional está en picada. La cadena de consecuencias es larguísima y todos los lectores pueden imaginarla, ya que la mayoría de los trabajadores argentinos están sintiendo en carne propia los efectos de la política macrista.

La lancha colectivo debe ingresar al SISTAU para subsidiar a los usuarios todos.

El Defensor del Pueblo insistió con el camino del diálogo, ya sea con funcionarios provinciales como nacionales; los isleños aseguraron que tienen “mucha esperanza en que las reuniones planteadas por el Defensor sean todas exitosas”. Sin embargo, habría que recordar que hace unos meses, ellos mismos y también Luis Cancelo se reunieron con el Director Provincial de Transporte, Sr. Ezcurra, quien dio a sus reclamos una contundente respuesta: si consideran que el boleto es muy caro, múdense. “Jamás me tocó estar delante de un funcionario que maltratara tanto a los vecinos”, dijo en su momento Luis Cancelo.

Obviamente, si los isleños no suben a la lancha colectivo porque no pueden pagar el boleto, esto puede generar aislamiento y paulatino abandono de las islas. Muchos dicen que éste es el objetivo final de los actuales funcionarios provinciales y nacionales.

El Defensor dio por finalizada la reunión asumiéndose como representante de todos los bonaerenses, pero la representatividad y efectividad de las luchas sólo la logran los pueblos organizados.