Inicio Información General ¿Colapsa el transporte fluvial?
¿Colapsa el transporte fluvial? PDF Imprimir Correo
Escrito por Mónica Carinchi   
Lunes, 15 de Enero de 2018 01:24

Conferencia de prensa con intendente, empresarios y algunos isleños. Fuera del sistema de subsidios, los empresarios anticipan que van a la quiebra. No podrán asumir las próximas paritarias. Los usuarios reclaman boletos pagables y lanchas adecuadas. El intendente Julio Zamora propone una solicitada y posible amparo judicial. Las voces se multiplican reconociendo la trascendencia del transporte fluvial en la vida de los isleños.

 

Un fantasma recorre la isla: la crisis del transporte fluvial

Como esto no es nuevo, recordamos que en junio del 2016, cuando se aumentó el boleto de manera descomunal, los isleños organizaron un piquete en el río, hicieron asambleas públicas, o sea que visibilizaron su existencia, y el boleto se redujo en un 50%.

Para esta oportunidad habían acordado una reunión delante del Municipio para el miércoles 27 de diciembre y, oh sorpresa, el intendente Zamora ya tenía organizada una conferencia de prensa con empresarios, concejales, periodistas zonales y más y algunos isleños.

Sentado en la mesa de los expositores, el representante empresarial fue terminante: “Con un boleto (isleño) a $25 y una paritaria en puerta, se nos hace muy difícil. Ésta es una crisis de muchos años que está llegando a su fin. La tarifa que hoy es de $25, tendría que ser de $70. En el transporte fluvial no hay la misma cantidad de pasajeros que en tierra. Nuestros costos operativos son cada vez más altos, entonces la ecuación no cierra”.

Los isleños tuvieron su respuesta: “Si el transporte fluvial colapsa, define automáticamente ciudadanías precarizadas, o sea que vamos a tener derechos, pero no vamos a poder ejercerlos. No podremos tener agua potable, porque el agua potable la vamos a buscar con la lancha, no podremos trabajar, ni estudiar, ni votar. Esto es gravísimo”.

Otro agregó: “La solución no es aumentar el boleto al turista, bajó mucho el turismo y si no hay turismo, muchos nos quedamos sin trabajo”.

La principal - casi única - solución que se expresó es la inclusión del transporte fluvial en el SISTAU; si así no se hiciera - de manera perentoria - peligra la continuidad del servicio. El intendente Zamora intervino: “Hablé con funcionarios de la provincia y veo que no tienen una solución a mano. Igual que el gobierno nacional, (el gobierno provincial) tiene la filosofía de bajar subsidios. Entendemos que el Estado tiene que estar presente cuando un vecino tiene un modo de vida particular y sabemos que el transporte fluvial es más caro que el automotor. Como fue excluido de los subsidios, queremos que se incluya”.

Para sumar al tema, también se expresó que, si bien ahora se necesita urgentemente un parche económico, “luego hay que pensar en una reforma integral, porque actualmente no hay comunicación interisleña, todo está diseñado desde Tigre hacia otros puntos, hace falta un rediseño de recorridos, subestaciones, también nuevas embarcaciones”.

Por supuesto, se preguntó por el monto que debe ser subsidiado, pero los números no se saben, por eso se reclama una comisión de transporte del Delta integrada por empresas, municipios, usuarios. En este punto se debe decir que el Municipio de San Fernando también está involucrado en el problema, ya que la cantidad de habitantes que hay en 2° y 3° sección es mínima y el boleto ya es carísimo. ¿Qué pasará en el futuro? ¿La familia Andreotti estará ocupándose del tema?

Cuando entre el público se mencionó la posibilidad de tomar medidas de fuerza, Zamora se posicionó: “Nosotros no queremos pelearnos con el gobierno, queremos que escuche, entonces pondremos en estado público la situación de estos vecinos que no se pueden hacer oír de otra manera”.

Si es por escuchar, parece que el gobierno es bastante sordo, porque, hasta ahora, tanto el nacional como el provincial han desoído a los miles y miles de argentinos que expresan su descontento con las políticas de ajuste que se implementaron, cada vez con mayor dureza, en estos dos años.

Con el murmullo en aumento, alguien dijo: “Somos pocos habitantes, por eso el transporte fluvial no va a ser sustentable nunca”. Quizás ésta sea una de las claves: tanto el Municipio de Tigre como el de San Fernando tienen más territorio insular que continental, sin embargo no se visualizan políticas específicas para las islas. Hace falta gente que vaya a vivir a las islas, esto es innegable. Ese territorio debe ser poblado, hay que poner a trabajar allí a los empleados municipales, hacen falta puentes, veredas vecinales, limpieza de arroyos. Hace unos años, Carlos Campitelli dijo: “Quieren la isla sin nosotros, nos quieren matar de hambre, si es posible, para que nos tengamos que ir”. ¿Será cierto?

 

La crisis energética también les pega a los isleños

En la conferencia de prensa se trató también la crisis energética en las islas. Tras esto, Zamora informó que pedirá al Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) y a la empresa Edenor una pronta respuesta al corte de suministro eléctrico que afecta a miles de vecinos de Islas.

Sostuvo luego que “hay muchos habitantes que nos transmitieron su angustia por pasar las fiestas sin suministro eléctrico. Esa es su única fuente de energía y sin ella, la vida se vuelve problemática. Por eso, queremos profundizar y hacer público este reclamo que viene de años. Si no logramos que nos escuchen, seguiremos por la vía legal”.

Desde la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) de Tigre, se recibieron en los últimos tiempos una gran cantidad de reclamos, tanto de vecinos de Islas como del continente, sobre los frecuentes cortes en el suministro eléctrico por parte de la empresa Edenor; y se han realizado multas de hasta 900.000 pesos.

 

Gladys Pollan, concejal de Unidad Ciudadana elegida recientemente, estuvo en la conferencia y conversó con este medio.

“No tener movilidad para los isleños implica una pérdida de derechos civiles: no poder trabajar, no ir a la escuela o al médico. Una familia tipo hoy gasta $200 en ida y vuelta viviendo en la primera sección, para ellos es muy complicado y, por otro lado, al empresario tampoco le cierra.

Desde Unidad Ciudadana tenemos pensado no sólo acompañar al intendente, sino también al empresariado que se ve perjudicado por la falta de aportes del Estado provincial, lo que provoca que las empresas puedan cerrar y perjudicar a los trabajadores. El intento de la provincia de Buenos Aires de hacer un ‘sinceramiento’ deja agujeros negros, porque la política no es blanco o negro, la política debe solucionar problemas. Cuando la política no trae soluciones, estamos fallando. En ese proceso de sinceramiento hay habitantes, isleños y empresas con trabajadores”.

 

Cristina, que vive sobre el río Sarmiento, expresó: “Tenemos que reunirnos porque no estamos conformes con nada de lo que se está haciendo, esta reunión no fue representativa, fue cambiada, había muy pocos isleños y la única organización isleña que había no es representativa. Cada vez hay más aumentos y menos dinero. Con esta reunión, Zamora quiso evitar que cortemos el río, pero a mucha gente ya le está llegando el hambre”.

 

Pablo, que vive sobre el Gambado, sostuvo que “Zamora nunca hizo gestiones ante la provincia y, cuando se le habló del tema tarifario, se hizo el b…..”. Para acentuar su descontento respecto al intendente, recordó que “aún no se reglamentó la ordenanza de amarras libres”. Está seguro de que, a la provincia, no le interesa subsidiar nada.

 

Un isleño nativo, cercano a la 2° sección, comentó que el tema del transporte es bastante turbio, “sólo ellos saben los números, pero lo que queda claro es que, con el valor del pasaje, no se cubren los gastos”.

Por aquella zona se dice que Ramaro quiere vender el servicio de pasajeros y quedarse con las lanchas que hacen el recorrido de las escuelas, que no pertenecen a la empresa, pero su posible comprador quiere todo, sin los empleados. “Si ése compra, el pasaje no va a valer $20, va a valer $100 o $150”. Según dicen, a ése lo banca Massa, además de estar relacionado con gente de colony park, por eso “tiene espalda financiera y no le interesa la recaudación”. “Ellos apuntan a explotar lo turístico”.

 

Roberto, de Isleños Autoconvocados, informó que “Líneas Delta y El Jilguero, a pesar de no renovar la flota igual que Interisleña, tienen un servicio ‘mejor’ y no se les hunden lanchas todos los meses como sí pasa con Interisleña”. El vecino aseguró que conocen el peligro al que se exponen “al viajar en lanchas que, de promedio, tienen 70 años, que funcionan con 7 bombas de achique todos los días porque de otra forma se hundirían. Es común ver lanchas con un 70% del pasaje que no nos paran porque en el entrepiso están llenas de agua y no pueden cargar más peso”. Como usuario ya pudo ver los dispositivos SUBE que aún no están operando: “En los colectivos, las tarjetas identifican tarifas diferenciales, nosotros, desde Isleños Autoconvocados, planteamos que los habitantes de islas deben tener un sistema que mantenga la diferencia entre boleto isleño y boleto turista”. Por otro lado, denuncian que la provincia se había comprometido a subsidiar $8 el boleto isleño, en agosto de 2016, y no cumplió con su palabra y que existe una tasa de embarque, cobrada por el Municipio, que se propuso para solventar las amarras y no se sabe qué se hace con ese dinero. Agregan, además, que isleños que trabajan en las islas mismas, no logran que las lanchas les paren para trasladarse de una isla a otra, por lo cual en algunas oportunidades optan por trasladarse al puerto de Tigre para ir hasta su lugar de trabajo.

Por su parte, Cecilia mencionó el tema ambiental: “Si cada persona usa una lancha, la contaminación será cada vez mayor; el transporte colectivo sirve, también, para disminuir la contaminación. Parece que esto no le importa a nadie”.

La agrupación plantea: no al aumento del boleto isleño; renovación total de la flota y compra de más lanchas; cumplimiento del servicio de las 23 hs., “que hace años están obligados a brindar y lo incumplen”.

 

Una docente de islas informó que el gobierno de la provincia de Buenos Aires está reparando lanchas y compraría un tracker para hacer el recorrido de las escuelas por su cuenta, es decir que le sacaría este negocio a las empresas de transporte. Agregó que “viene una política de cierre de escuelas de 2° y 3° sección; en la inscripción para este año están pidiendo datos de transporte. No van a permitir la inscripción fuera del radio del domicilio”.