Inicio Información General “Basta de vivir sin electricidad”
“Basta de vivir sin electricidad” PDF Imprimir Correo
Escrito por Actualidad   
Miércoles, 27 de Diciembre de 2017 16:13

Fuerte reclamo isleño ante reiterados cortes de luz. En las oficinas comerciales de la empresa Edenor de San Fernando – Sarmiento 1342 casi esquina 3 de Febrero – se llevó a cabo el jueves 30 de noviembre, una fuerte protesta de vecinos isleños denunciando los reiterados cortes de luz en todas las secciones del Delta. Pese a los reiterados reclamos, la respuesta es insatisfactoria porque el servicio funciona de la misma manera. La protesta estuvo compuesta mayormente por mujeres deseosas de hablar.

 

“Basta de vivir sin electricidad”, fue la consigna para autoconvocarse entre los vecinos de la 1º, 2º y 3º Sección de Islas del Delta. El encuentro se llevó a cabo el jueves 30 de noviembre, en las oficinas comerciales de la empresa Edenor sita en San Fernando (Sarmiento 1342 casi esquina 3 de Febrero).

La situación que viven los vecinos del Delta ante los reiterados cortes de luz, la falta de repuesta de la empresa y el calor de ese mediodía, hacían que el mal clima se elevara sin parar.

Actualidad estuvo presente en la manifestación y a continuación, reproduciremos algunas de las declaraciones más importantes dichas por los propios vecinos que sufren casi día a día, la falta de este esencial servicio: la energía eléctrica.

“Vivo en el arroyo Albarracín y, dos o tres días por semana, estamos sin luz. Hay algo que es de sentido común y simple, que es podar y renovar el cableado que corresponde, pero no hay mantenimiento y desde el 2010 nos están mintiendo en que van a invertir y no lo hacen. Es el único servicio que tenemos y es muy importante para nosotros. Si no tenemos luz, no podemos cargar la batería de un celular y, si surge un accidente no podemos comunicarnos con nadie y es la realidad que vivimos, estamos incomunicados, tiramos la comida…”, dijo desconsolada una joven vecina.

“En enero y febrero de este año teníamos cortes de hasta quince días y desde junio para acá los cortes son terribles y nos parece una cargada, por eso hoy estamos acá”, repasó otra vecina. La protesta estuvo compuesta mayormente por mujeres deseosas de hablar.

Preguntamos si además de la desidia de la empresa, también está el desinterés o poco accionar de las cuadrillas que deberían operar en la isla. La respuesta fue rápida: “Dicen que van pero nadie los ve”, otra señora mayor interrumpió y agregó: “Las cuadrillas tienen muy poco personal y no se les puede pedir más a los muchachos que son gente de las islas, encima no hay personal de guardia ni de emergencias”.

“Soy Patricia del arroyo Espera”, se presentó otra joven y repasó duramente: “Cuando se corta la luz, son tres días sin energía y tirás la carne, la leche, tirás todas las compras. Para mí es un mecanismo para expulsar a la clase trabajadora de la isla, porque acá también hay presión inmobiliaria sobre el Delta, desde los municipios de Tigre y San Fernando. No nos pueden expulsar de otra manera y lo hacen sacando los servicios, sin agua potable, sin luz, sin gas, el servicio de transporte es un desastre. O sea, esto se engloba en un problema general para el habitante de la isla”.

¿Qué les dicen desde Edenor? – “Nada, yo por ejemplo pago mil pesos por mes y no tengo aire acondicionado, solo una heladera y prendo las luces. Tener que tirar la comida que compro para una semana, nos arruina la economía”.

Los vecinos insisten en que los cortes se producen todo el tiempo, y no solo en momentos de fuertes tormentas lo que podría producir el derribo de árboles viejos sobre los tendidos eléctricos. “Se corta todo el tiempo, no hay motivos precisos para el corte, cuando llueve, cuando sube el agua, cuando baja, cuando hay sol o por nada, cuando se les ocurre cortar la luz, lo hacen, te bajan la palanca y a veces eligen, en qué sector bajan la palanca”, afirmó otra señora supuestamente ávida de información.

“Nosotros estamos organizados en una red enorme de comunicación de diciembre del año pasado, desde la primera a tercera sección de islas, es decir, sabemos dónde se corta la luz y logramos un avance importante con la gerencia de Edenor y los municipios para reunirnos una vez por mes, para que nos informen acerca de las obras, los avances y para que nosotros sepamos los cortes programados”, argumentó la misma mujer.

“De esta manera descendió el nivel y la duración de los cortes, se mantuvo comunicados y en alerta a todos los vecinos y reportábamos a Edenor, los árboles y ramas caídas, tendidos de cables por el piso, palos en mal estado, árboles próximos a caerse, problemas en las escuelas, en los hospitales y el recupero de los servicios era notable y más rápido”, repasó la vecina. “Cuando iba a haber un corte, podíamos informar a un vecino electro dependiente que se cortaría la luz y hasta cuándo. Este pacto con Edenor, de control ciudadano, funcionaba pero se rompió por decisión de la empresa sin ninguna explicación ni motivo”.

Ese día estaba programado realizar un recurso de amparo colectivo, por medio de un abogado especialista en defensa del consumidor, contra la empresa Edenor y, por otro lado, exigir a los municipios de Tigre y San Fernando, su intervención y organizar reuniones con los responsables de la empresa Edenor, del ENRE, con la Dirección Provincial de Islas y del Ministerio de Energía.

Esta situación que parece no querer cambiar motivó la idea nuevamente de tener autonomía en las islas y desprenderse de los municipios que las rodean, “porque somos siempre el patio trasero de los municipios de Tigre y San Fernando como de La Plata, que es de donde depende la isla Martín García”, declaró otro vecino. Para esto, estarían gestionando una entrevista con la gobernadora María Eugenia Vidal.

En el Delta habría 20.000 personas viviendo activamente más los miles de turistas que llegan los fines de semana y feriados, asfixiados de la ciudad, en busca de descanso y naturaleza.