Inicio Información General Elegante pero poco saludable
Elegante pero poco saludable PDF Imprimir Correo
Escrito por Actualidad   
Lunes, 27 de Noviembre de 2017 15:09

Los kinesiólogos advierten del impacto en la salud por el uso excesivo de tacos altos. El uso prolongado de los calzados con “tacones” ocasiona hinchazones en pies, tobillos y piernas, la aparición de várices, problemas de columna e incluso en algunos casos puede llegar a provocar patologías de orden quirúrgico. Así lo advirtieron desde la regional IV de zona norte del Colegio de Kinesiólogos de la Provincia de Buenos Aires (CoKiBa).

 

Muchas mujeres que realizan tareas de recepción, comerciales, empresariales, oficinistas, administrativas y otras áreas en relación al público, se ven exigidas al uso cotidiano de los zapatos con tacos ya que este tipo de calzado se relaciona con la “formalidad” o simplemente con una cuestión “estética”, sin embargo las consecuencias a mediano o largo plazo resultan riesgosas para la salud.

El Licenciado Matías Sigampa que encabeza la delegación más numerosa del CoKiBa que abarca San Isidro, Martínez, Vicente López, Tigre, San Fernando, entre otros distritos de zona norte, advierte sobre las consecuencias de caminar con tacos.

“Sucede que el taco modifica la biomecánica normal a raíz del cambio de posición y por lo tanto de movimiento”, indicó el Lic. Sigampa; y agregó: “El uso del taco de manera prolongada puede generar, en el ámbito kinésico, esguinces de tobillo, tendinopatías (rotuliana, aquiliana), desequilibrios musculares, metatarsalgias anteriores, lumbalgias, por mencionar algunas de las consecuencias más habituales. Luego puede causar problemas circulatorios, hinchazón de pies, tobillos, piernas o bien patologías mayores como las varices. En casos más complejos, puede desatar problemas de orden quirúrgico como el neuroma de morton, el hallux valgus (juanete), dedo en martillo, procesos degenerativos como artrosis, inestabilidad de tobillo”.

Según el profesional de la kinesiología, “la carga corporal se distribuye en regla general mayoritariamente en el talón (55 a 57%), y el resto en menor porcentaje en el ante pié. Al utilizar tacos esta relación se invierte siendo el metatarso el que más sufre este cambio de posición. Se considera que un taco de 4 cm genera que la parte delantera soporte un 57% de la distribución del peso y un taco de 6 cm aumentaría a 75%, o sea que la parte anterior del pie estaría recibiendo una carga para lo cual no está preparado”.

Para comprender por qué la mayoría de quienes usan tacos sufren molestias o bien tienen dolor en alguna parte del cuerpo que no relacionan al calzado, es importante conocer que “desde el pie es que se produce el retorno venoso hacia los músculos de la pierna. Con el uso prolongado de zapatos con taco, esto no sucede adecuadamente ya que el apoyo del pie se ve modificado y la bomba muscular de pierna que ayuda a retornar la sangre hacia el corazón se ve disminuida. Por eso el mayor riesgo es padecer a largo plazo patologías venosas como las várices”, detalló Sigampa.

Este año, la Columbia Británica, una provincia de Canadá con más de cuatro millones de habitantes prohibió mediante una ley la exigencia a las mujeres de calzar tacones altos para ir a trabajar. Los argumentos fueron que además de considerarlo discriminatorio en términos de políticas de género, también supone un riesgo de caídas y heridas, lo que compromete la seguridad en el centro de trabajo.

Los profesionales consideran que es preferible el uso de taco medio o taco alto, solo eventualmente y por algunas horas con la posibilidad de darle un descanso a los pies y sentarse cada tanto.

 

Recomendaciones

La realización de ejercicios específicos para aquellas personas que por su ocupación deben utilizar zapatos con taco es importante para reducir al máximo los efectos dañinos a largo plazo. Dentro de esos ejercicios deberán tenerse en cuenta los desequilibrios musculares, no solo por el acortamiento sino también por el desbalance en la musculatura general de los miembros inferiores.

Procurar elegir zapatos cómodos, que el pie no esté comprimido por los laterales y con menos de 4 cm si la jornada va a ser larga.

Asegurarse de que va a poder sentarse si va a utilizar tacos altos; Procurar cambiar de zapatos y de altura de tacos todos los días; Elegir zapatos con plataforma podría neutralizar una parte de la altura del taco; Procurar elegir zapatos de tacón con tacón de base ancha, ya que reparte algo mejor el peso; Elegir zapatos de buen material, de piel a ser posible, son más suaves y hacen sudar menos, son mejores para la piel; Evitar los zapatos excesivamente en punta, porque facilita la aparición de juanetes y dedos en martillo, incluso si no son de mucho taco.