Inicio Medio Ambiente Los estudiantes proponen, los políticos no escuchan
Los estudiantes proponen, los políticos no escuchan PDF Imprimir Correo
Escrito por Mónica Carinchi   
Sábado, 19 de Agosto de 2017 21:25

Tigre, único municipio de zona norte sin reserva municipal. Egresados de la Tecnicatura en Gestión Ambiental y Salud, que se cursa en Pacheco, presentaron un proyecto de reserva urbana municipal. Son 20 hectáreas que pertenecen a la Armada Argentina, sobre el río Luján y Canal Aliviador. El Municipio debe realizar el pedido formal de cesión.

 

A medida que el cemento aumenta en las ciudades, la calidad de vida de sus habitantes disminuye; por esto y para amortiguar el cambio climático, muchas ciudades europeas han implementado, en su planificación urbana, espacios destinados a reservas naturales. Allí, además de resguardar paisajes típicos con su flora y fauna, los ciudadanos tienen la posibilidad, dentro mismo de su ciudad, de contactarse directamente con la Naturaleza. Por supuesto, estos espacios también son utilizados para la educación y la investigación; por otro lado, se transforman, asimismo, en un atractivo turístico.

Su mantenimiento requiere muy bajo presupuesto, en tanto los beneficios que generan a la comunidad - ambientales, recreativos, educativos - son elevados, en cantidad y calidad. Ciudades como Londres, Roma, Zaragoza tienen reservas urbanas. Algunas ciudades argentinas también están respondiendo a esta necesidad.

 

Falta decisión política

“Las reservas urbanas han crecido en el mundo y también en Argentina. Por ejemplo, en Morón se inauguró una hace muy poco; en Villa Domínico, el CEAMSE le devuelve un espacio a la comunidad como reserva natural. En estas áreas verdes la gente toma contacto con la Naturaleza sin necesidad de hacer un viaje a un parque nacional a cientos de kilómetros de donde vive”, comentó Roberto Goldsmidt, uno de los impulsores de la Reserva Natural Municipal de Tigre.

El proyecto de reserva, que ya tiene expediente municipal, surgió como trabajo final de la materia, que dicta Roberto, llamada Práctica Profesional de la Tecnicatura en Gestión Ambiental y Salud que se cursa en el Instituto Superior de Formación Docente y Técnica n° 140, en Pacheco.

Tigre es el único municipio de la zona norte del Gran Buenos Aires que no tiene reserva municipal. “El Municipio de Tigre carece de áreas verdes públicas que tengan una superficie importante. El acceso a la ribera es limitado, porque lo único que hay es el Paseo Victorica; el Parque de la Costa se ha apoderado de la ribera pública porque esos eran terrenos del ferrocarril, es decir del Estado”.

El proyecto presentado por los estudiantes busca preservar un espacio de 20 hectáreas comprendido entre el río Luján y el Canal Aliviador. Esas tierras pertenecen a la Armada Argentina; los propulsores de la reserva realizaron un pedido de cesión. “Actualmente, esas tierras están bajo la administración de la Agencia de Administración de Bienes del Estado. No están en venta. Nosotros hicimos el pedido de cesión, pero quien tiene que hacerlo formalmente es el Municipio”, explicó Roberto.

Desde hace meses, los impulsores de la reserva han tomado contacto con el Municipio, ya sea a través de funcionarios como concejales, sin embargo falta aún la decisión política para que se presente el pedido formal de cesión de tierras. “Nosotros ofrecemos el asesoramiento técnico; el Municipio debe realizar los aspectos formales y legales y luego una pequeña inversión porque las construcciones son mínimas y rústicas, sanitarios, alambrado, guardaparque. No es un proyecto de envergadura económica”.

El Concejo Deliberante aprobó para 2017 un presupuesto de $7.326.494.750, siendo las mayores partidas para obra pública y política sanitaria. Si se apuran con los trámites legales, seguramente la inversión requerida para la reserva se puede incluir para el presupuesto 2018. ¿Qué piensan los tigrenses?

 

Polo educativo ambiental

Las Fuerzas Armadas, en la actualidad, tienen un departamento cuya función es el cuidado del ambiente. “Una reserva natural de defensa es algo común, por ejemplo en Puerto Madryn, la Armada cedió terrenos para una reserva natural; en Iguazú, al lado del parque, hay un área muy grande que era del Ejército, que la está manejando parques nacionales; en la base de Morón de la Fuerza Aérea se hizo la reserva municipal. O sea que parte de los objetivos de las Fuerzas Armadas es el cuidado del ambiente”, explicó el especialista en el tema.

En el proyecto de la reserva urbana se prevé un espacio para actividades educativas. “Son 20 hectáreas donde se puede hacer un polo educativo ambiental: talleres de reciclaje, compostaje, huerta, vivero de nativas, observación de aves. Incluso hasta se podría hacer una bajada pública de kayak ya que la única que hay es la que está en Paseo Victorica, a la altura del Club Hispano y es muy poco para un municipio con tanta costa”. Podríamos decir que Tigre es un Municipio con mucha costa y poco cerebro, pues urbanísticamente hace todo lo contrario a lo recomendado para amortiguar el calentamiento global: se mutilan y talan árboles, se cementa la ciudad, se rellenan los humedales.

“Sería necesario que el Municipio abra una secretaría de recursos naturales. Por ahora lo que hacen es un control ambiental industrial, pero un Municipio como Tigre debería realizar el manejo de las áreas naturales”. Obviamente, la mencionada secretaría requiere de personal especializado y del control social.

Desde este medio hace años que venimos impulsando la idea de la Reserva Municipal, por lo cual esperamos que la propuesta surgida de un centro educativo estatal que funciona dentro de este mismo Municipio sea tratada y respaldada con la seriedad y prontitud que amerita, ya que no hay razón alguna para que su concreción se dilate.


El Instituto Superior de Formación Docente y Técnica n° 140 funciona en Hipólito Yrigoyen 20, al lado de la estación de Pacheco. Allí se cursan, de 18.30 a 22.30hs., la Tecnicatura Superior en Gestión Ambiental y Salud, la Tecnicatura Superior en Alimentos y el Profesorado en Biología, Física y Química; en el mes de noviembre se abre la inscripción. “Cada vez hay más trabajo y no hay muchos profesionales, que son requeridos en todos los ámbitos. Además, la sociedad pide que se cuide el ambiente”.