Inicio Sociales Hay mucha bronca en la isla
Hay mucha bronca en la isla PDF Imprimir Correo
Escrito por Mónica Carinchi   
Jueves, 17 de Agosto de 2017 00:02

Desde hace meses, los vecinos isleños vienen accionando por la gratuidad de las amarras. El martes 15 de agosto se suspendió por tercera vez consecutiva la sesión del Concejo Deliberante donde se iba a tratar el proyecto de Ordenanza que consagra la gratuidad de las amarras y el libre acceso a la costa en todo el territorio tigrense. “Falta voluntad política del Frente Renovador porque ellos tienen mayoría en el Concejo Deliberante y no llaman a sesión. No sólo les falta voluntad política, también les falta sensibilidad social”, sostuvo Roberto, vecino del río Sarmiento.

El problema de la amarra afecta a más de 120 embarcaciones; cada una de ellas representa  más de una familia porque “hay gente que viene con su bote y compra para varios vecinos porque hay mucha gente que vive lejos y no pasa por su casa la lancha colectivo ni la lancha almacenera”, dijo Cristina, también vecina del Sarmiento.

Para dejar de ser rehenes del Municipio, que les cobra la amarra $50 por día, y también de la lancha colectivo, que pasa cuando quiere, los vecinos iniciaron “el camino del diálogo”, sugerido por Malena Galmarini. “Hablamos con ella porque tiene peso político por ser la esposa de Sergio Massa. Ella, después de decirnos que estaba de acuerdo en que las amarras sean gratis, nos derivó a José Paesani, secretario de Servicios Municipales. Con él tuvimos 3 reuniones y en la última nos dijo que no tiene poder para decidir sobre la gratuidad de las amarras. Pero nos dijo que hiciéramos una presentación ante el Intendente y él agilizaría el trámite. La última vez que chequeamos dónde estaba el expediente, se encontraba en la secretaría de vivienda”. O sea que para lo único que sirvió el trámite sugerido por estos funcionarios, fue para hacer perder tiempo  -y paciencia-  a los isleños.

Las burocráticas conversaciones también se dieron con Daniel Fariña que, hasta donde sabemos, se ocupó siempre de asuntos culturosos, y con el delegado de islas. “Con el delegado tuvimos 14 reuniones. Logramos avances menores porque él no puede decidir la gratuidad de las amarras, pero hizo algunos arreglos”.

Los vecinos señalaron que este delegado “no tendría que ocupar ese puesto porque es empleado de la empresa de recolección de residuos, por lo tanto está de los dos lados del mostrador”.

En definitiva nadie quiere hacerse cargo de un tema tan sensible para la vida de los vecinos isleños que tiene una única resolución: la gratuidad de las amarras.

Si los funcionarios tigrenses no entienden la lógica de la vida isleña, no pueden trabajar en este distrito. Así como ellos andan en autos, los vecinos isleños necesitan moverse en embarcaciones, por lo tanto toda la costa debe ser de libre acceso y las amarras deben ser gratuitas.

Legislar desde un escritorio, sin escuchar la voz de los que saben, porque padecen los problemas, es una burrada que se paga en las urnas.