Inicio Instituciones La campana de los afectados
La campana de los afectados PDF Imprimir Correo
Escrito por Mónica Carinchi   
Viernes, 14 de Julio de 2017 09:28

Una clausura municipal que deja en la calle a jubilados y trabajadores. El jueves 29 de junio, el Municipio de Tigre procedió a la clausura del centro de jubilados 2 de Abril. Los afectados se autoconvocaron en las puertas de la institución el sábado 1° de julio para denunciar la irregularidad municipal. Previamente a este hecho, la comisión directiva encabezada por Norma Falduti fue suspendida por los asociados que solicitaron la presencia de un escribano de la zona no sólo para legalizar dicha suspensión, sino también para abrir la caja fuerte de la institución. Al cierre de esta edición, el centro de jubilados aún permanecía cerrado.

 

Los vecinos que pasaron en la nochecita del sábado 1° de julio por la puerta del centro de jubilados 2 de Abril (Sarmiento 461) se llevaron una sorpresa: el lugar tenía faja de clausura y muchos jubilados estaban allí para llamar la atención sobre el hecho.

“Éste es un espacio de gente de la tercera edad que lamentablemente hoy está muy castigada. Si encima se le resta un espacio de diversión, ya es gravísimo lo que estamos viviendo”, dijo Luis, un vecino de Vicente López que está asesorando a la actual comisión directiva que desplazó a la anterior por una supuesta malversación de fondos. “Por ahora, el Municipio escuchó la campana oscura que está con la malversación. Nosotros acá, delante del centro, ponemos la otra campana que es la correcta”, denunció el asesor.

“Tenemos todo en orden, no sabemos cuál es el motivo de la clausura. El jueves (29/06), cuando yo vine, estaba la comisión vieja, Norma Falduti con el tesorero, y los de la Municipalidad, a las 4 de la tarde, y ahí pusieron la faja”, explicó la esposa del actual presidente, Héctor Miranda.

Muchos a la vez señalaron que la anterior presidenta fue suspendida antes de realizada la clausura. “Los socios que firmaron la suspensión de esta persona están avalados por un escribano. Y no se respeta nada!”.

En medio de la excitación reinante, un asociado dijo que el centro de jubilados fue clausurado por una supuesta denuncia por ruidos molestos y que, antes de clausurar, el Municipio hubiera tenido que convocar a las autoridades del centro de jubilados. “Esto no tiene fundamento”, agregó otro abuelo. “El Municipio procede a una clausura con el pretexto de ruidos molestos, después de 34 años y encima con todo en regla: gas, electricidad, entrada y salida de emergencia, todo en condiciones y esto no fue tenido en cuenta”, dijo Luis.

“Este club tiene 34 años de servicio a la comunidad”, insistió un asociado, mientras más jubilados iban llegando. “Nos llama la atención que unos socios hayan puesto cadenas y candados y el Municipio los haya dejado”, exclamó otro abuelo. “Es un agregado de violencia”, sentenció otro.

Dado que la clausura se produjo el jueves 29 de junio, al día siguiente un grupo de asociados fue hasta el Tribunal de Faltas, pero “no nos atendieron”, contó Luis, “porque la persona indicada no estaba. De ahí fuimos a ver al Secretario de Gobierno que tampoco estaba. Nos atendieron dos empleadas muy amables que nos tomaron el teléfono, pero nunca llamaron”.

Mientras tanto, más gente seguía llegando, pues todos los sábados el centro de jubilados organiza un baile que es sumamente concurrido. Por este motivo, la esposa del actual presidente expresó: “Acá hay muchos trabajadores que hoy no llevan dinero a sus casas: el cantante, la enfermera, los cuida coches, personas de seguridad, mozas, bacheros, cocinero, ayudante de cocina, dependen todos de esto. Hay una chica que es camarera y tiene tres hermanitos a cargo y éste es el único ingreso que tiene. Esto es grave”.

También estaba presente el bufetero, Jorge Villegas, quien dijo a este medio: “Hace casi dos años y medio que estamos acá. Tomamos la concesión, había problemas con el bufet, pedimos algunas cosas que no se dieron, pero igual nos hicimos cargo. Hoy nos encontramos con la clausura y esto nos perjudica a nosotros y a la gente que tenemos trabajando. Apostamos a que esto se solucione por el bien de todos, por los abuelos, por la fuente de trabajo”. Villegas agregó que el 2 de Abril tiene muy buena reputación, “no sólo en Tigre, sino en toda la zona norte”.

Cerrar - sin previo aviso - un centro de jubilados por ruidos molestos, es una rareza, ya que algunos centros bomberiles emiten ciertamente muchos ruidos en fiestas domingueras y nunca fueron clausurados. Por otra parte, desde este mismo medio se ha informado sobre irregularidades en clubes barriales que tampoco han sido clausurados. Algo raro está pasando y esperamos que pronto se aclare por los jubilados, por los trabajadores y por la reputación de la propia institución.

 

Foto: Carteles colocados por los socios del centro de jubilados 2 de Abril, en la noche del 1 de julio