Inicio Suplemento Sobremarea Ezequiel Tatich, el Gringo del Acordeón
Ezequiel Tatich, el Gringo del Acordeón PDF Imprimir Correo
Escrito por Mónica Carinchi   
Domingo, 05 de Marzo de 2017 22:04

17 años de trayectoria musical. Reconocido por ser un destacado ejecutante del acordeón, recibirá el premio Faro de Oro. Está ternado para el premio Gardel 2017. Además de tener su propio conjunto, actualmente acompaña al Gaucho de Nogoyá, después de haber sido acordeonista de Alberto Argüello durante 7 años.

 

Cuando a los 11 años comenzó a tocar el acordeón, seguramente no estaría en su fantasía que sería ternado para el premio Gardel. Pero hoy, con 17 años de trayectoria, Ezequiel Tatich, el Gringo del Acordeón, ha recorrido un camino de triunfos, por eso recibirá en Mar del Plata, el 16 de este mes, el premio Faro de Oro, por su nuevo material discográfico y, hacia mediados de año, estará palpitando el premio Gardel 2017. “Estar ternado con grandes figuras ya es un logro”, sostuvo el joven Ezequiel.

Hace 3 meses sacó su nuevo disco, Marcando un Estilo, con temas de su autoría y otros tradicionales. “En el disco participan como invitados el Gaucho de Nogoyá y los hermanos Ursini. Es el tercero con mi propio grupo. Estamos muy contentos porque está respondiendo muy bien”. No sólo ha grabado con su conjunto, también lo hizo con Alberto Argüello y con el Gaucho de Nogoyá.

El Gringo del Acordeón se destaca por sus interpretaciones de chamamé, pero también hace chamarritas, rancheras, pasodoble, vals, fox-trot, es decir música que invita al baile y que contacta con tradiciones que conmueven a todos los argentinos.

Acostumbrado a presentarse en los más famosos festivales, como Jesús María y Cosquín, en el 2016 llevó la música litoraleña a Café La Humedad, el restaurante de Cacho Castaña donde, obviamente, reina el tango. “Fui el primer intérprete de chamamé en ese hermoso lugar, para mí fue una emoción muy grande estar ahí; la gente nos respondió muy bien”. También se presentó en peñas de la provincia de Buenos Aires y el 23 de diciembre cerró el año en El Fogón, centro tradicionalista de Tigre. “A pesar de la fecha, estuvo lleno”. Cómo no aprovechar la oportunidad de escuchar, en su propio pago, a músico tan talentoso!!!

Además de recorrer todo el país, Ezequiel también participó del Festival Internacional de las Dos Orillas, de Nueva Berlín, Uruguay. Actualmente está en tratativas para ir a Brasil y Europa. “En las redes me sigue gente de Grecia, Portugal, Alemania, Italia. Más de 40 mil personas me siguen por Facebook. Que mi música esté sonando por esos lugares es un orgullo”, comentó el joven. Su padre, que lo acompaña permanentemente, agregó: “Hay un australiano que cada dos años viene a tomar clases con Ezequiel. Allá (Australia) se juntan muchos latinos y este muchacho les toca chamamé”.

“Estoy muy agradecido a quienes confían en mí”, expresó Ezequiel, refiriéndose a los niños y adultos que toman clases con él. Recordó, entonces, a su maestro Pedro Montenegro, “mi único maestro”, remarcó.

Aún destacándose en los escenarios de festivales y peñas de todo el país, en Tigre no ha pisado un escenario oficial. “En Tigre se le da importancia a músicos que no son de acá y nosotros la tenemos que remar. Pero cada vez que yo me presento en algún club, la gente me sigue, por eso le tengo que agradecer a los tigrenses, es muy emocionante”.

El exitoso músico nunca tocó en el Museo de la Reconquista. “Nos han pedido mil veces currículum, se lo acercamos, pero nada. Ezequiel recorre el país y se presenta como tigrense, pero el Municipio nunca lo convocó”, dijo su padre. Es evidente que la gente consume lo que se le da, por lo tanto es deseable que, además de jazz y blues, los tigrenses puedan escuchar música más autóctona.