Inicio Carta de lectores Reconocimiento a Defensa del Consumidor de San Isidro
Reconocimiento a Defensa del Consumidor de San Isidro PDF Imprimir Correo
Escrito por Jorge Enrique Castello   
Lunes, 16 de Enero de 2017 00:54

Bastaron la nota presentada en el banco y el anuncio de que la elevaba a Defensa del Consumidor de San Isidro, las actuaciones iniciadas en esta dependencia, la consecuente citación y una audiencia para que se solucionara el problema que arrastraba desde hacía más de un año con Banco Patagonia.

Para que se entienda, reproduzco totalmente la intimación presentada ante la entidad bancaria (evitando los Nº de tarjeta y demás) que, como dije fue previa a que recurriera a Defensa del Consumidor de S.I.

 

“Sres. Banco Patagonia

Intimo a Uds. al cierre inmediato de la Tarjeta de Crédito MasterCard xxx a mi nombre – Nº de socio xxx, N° Resumen: xxx – del cual desconozco los cargos emitidos en el mismo.

Dicha tarjeta nunca fue por mi solicitada y mucho menos habilitada. El plástico se destruyó en vuestras oficinas de la sucursal San Isidro el 05 de octubre de 2015 y con posterioridad se efectuaron sucesivos reclamos ante vuestra insistencia de generar cargos injustificados.

Más allá de las presentaciones hechas en las mismas dependencias de la sucursal San Isidro, en dos oportunidades el reclamo fue hecho telefónicamente al (011) 4379-5000 cuyos agentes me aseguraron “cargar la baja”.

Asimismo, el estricto cumplimiento de mis obligaciones se puede verificar con la Tarjeta de Crédito Visa de la cual soy titular en ese mismo banco, mis tarjetas Visa y MasterCard del banco HSBC o mis cuentas (Corriente y Caja de Ahorros) del banco de la Provincia de Buenos Aires, pero no puedo aceptar cargos que caprichosa e injustificadamente Uds. me atribuyen. Ya en su oportunidad acepté ante las sugerencias de empleados del banco hacer un pago para dejar la cuenta en cero y con ello darla de baja, no obstante el resultado fue el inverso ya que no sólo no la cerraron sino que insisten con resúmenes con cifras más abultadas que de acuerdo a explicaciones telefónicas corresponderían a renovación de la tarjeta que nunca pedí, nunca habilité y solicito su baja con rotura del plástico como se explica más arriba y cuyas copias de las actuaciones pertinentes obran en mi poder.

Insisto: por lo antedicho intimo a Uds. al inmediato cierre de la cuenta antes indicada y la liberación de los cargos reclamados al tiempo que hago reserva de las acciones que puedan corresponderme iniciar por los perjuicios que esto me ocasione. Extiendo copia a la Oficina de Defensa del Consumidor de San Isidro”.

 

Abundar en otros detalles sería aún más tedioso. La cuestión es que en la audiencia en Defensa del Consumidor se presentó un abogado en representación del Banco Patagonia que solicitó “el archivo de las actuaciones atento a que el reclamo se encuentra solucionado al darse de baja la tarjeta y ajustar el saldo a $0”, según consta en el acta que se labró con la firma, además de las partes, de un miembro de la Subsecretaría de Defensa del Consumidor de San Isidro.

Sigo pensando en mi reconocimiento hacia el organismo público sanisidrense y en mi repudio hacia el accionar del Banco Patagonia que con su prepotente actitud dispuso de mi tiempo y mi ánimo. Desde luego que decidí dejar de ser cliente de esa entidad.

Jorge Enrique Castello

DNI: 8.259.410