Inicio Instituciones Todos por la escuela 506
Todos por la escuela 506 PDF Imprimir Correo
Escrito por Mónica Carinchi   
Viernes, 11 de Noviembre de 2016 02:36

Si los vecinos no necesitan un club, los niños con discapacidad necesitan una escuela más amplia. Como todo en la vida, las instituciones también se transforman, unas crecen y otras mueren. Actualmente se necesita una escuela más grande para niños hipoacúsicos y con disminución visual. El club Alberdi, pegado a la 506, ya no cumple una función para los vecinos. Es necesaria la anexión del predio a la escuela.

 

Desde hace años, este medio se viene ocupando de las dificultades que afrontan actualmente los clubes barriales. Nada mejor que recordar la película Luna de Avellaneda para sintetizar el devenir de estos espacios institucionales; aun así, nos gusta quedarnos con la escena final de la película cuando el protagonista pregunta cómo se funda un club, pues un club social se funda, se refunda, se transforma, pero siempre sosteniendo la finalidad comunitaria con que fue soñado y concretado por quienes pusieron el primer ladrillo.

En la edición de octubre pusimos en conocimiento de nuestros lectores el caso de dos clubes: Peñarol y Canottieri; también informamos sobre las controversias generadas por la actual comisión directiva de la Asociación de Clubes de Tigre. Vacío de autoridades, propuestas para hacer negocios inmobiliarios que son totalmente impropios de la función que debe desarrollar una comisión directiva, supuestos desmanejos económicos, son temas que se reiteran y llegan al conocimiento de los vecinos que, en su mayoría, no participan de la conducción de estas instituciones, pero tienen la suficiente sensatez para escandalizarse y buscar la manera de detener estos despropósitos.

Ahora bien, ¿qué pasa cuando un club tiene, aparentemente, sus libros en orden, pero los hechos y los vecinos coinciden en que ya no cumple con su función original? Pues alquilar cocheras, alquilar un salón para una feria americana, alquilar un galpón a una iglesia evangélica, ¿son acciones pensadas por los fundadores del Club Alberdi?

En el pasillo que conduce a la cochera, una noble plaqueta, que recuerda los nombres de los fundadores del club, nos remonta a 1936 y nos lleva a pensar que sus corazones se achicharrarían si se enterasen de que una cochera ocupa el patio del club; en cambio, estamos seguros, saltarían de contentos si todo el predio que hoy ocupa el club Alberdi fuese traspasado al colegio 506, lindante con aquél.

Sabemos que hace un tiempo, el Rotary Club, que apadrina la escuela 506, quiso arrendar parte del club Alberdi para ampliar las instalaciones de la escuela; obtuvo una respuesta negativa de parte de la persona que, desde hace años, gestiona el club, según dicen algunos, en su propio beneficio.

Pensemos en esta realidad: la escuela 506 atiende a niños con distintas discapacidades, tiene una matrícula que va en aumento, pero que tiene un límite dado que el edificio no puede ampliarse más allá de lo ya hecho; los niños necesitan un patio para estar en contacto con la naturaleza, para disfrutar del sol, para sentir el aire en sus caritas; necesitan más aulas, más talleres. Muchas familias quedan afuera de esta escuela especial, lo que implica que el derecho a la educación no se cumple. ¿Puede la comunidad dar la espalda a esta necesidad? ¿Podemos condenar a los niños con hipoacusia o disminución visual a perder años vitales para su capacitación por falta de espacio? NO. El espacio existe, lo que sucede es que está mal utilizado.

Muchos vecinos, advirtiendo esta situación injusta, han comenzado a murmurar que las instalaciones del club Alberdi deben pasar definitivamente a la escuela 506 para que más niños puedan acceder al derecho a la educación. Cuidar a nuestros niños es una obligación moral; difícil será dormir cuando nos enteremos que una madre vuelve a su hogar con la cabeza gacha porque no consiguió matrícula para su hijo discapacitado.

Desde este medio nos unimos a esta propuesta y abrimos un correo electrónico para que envíes tu adhesión. Para que florezcan escuelas!! Para que ningún niño se quede sin vacante!! Porque es justo y necesario que la 506 se amplíe, enviá tu adhesión a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesita activar JavaScript para poder verla nosotros remitiremos los mails a los concejales y funcionarios tigrenses para que este sueño se haga realidad!!!