Inicio Suplemento Sobremarea Una novela de suspenso que recorre Brasil, Argentina y Chile
Una novela de suspenso que recorre Brasil, Argentina y Chile PDF Imprimir Correo
Escrito por Mónica Carinchi   
Viernes, 22 de Julio de 2016 01:31

El Tesoro de Tiradentes. Tigrense de tercera generación, a Hugo Primavera lo conocen muchos vecinos, entre otras cosas, porque es profesor del Marcos Sastre desde hace 40 años. El 29 de junio compartirá con todos los que quieran acompañar su otra pasión: la escritura; presentará en el Museo de la Reconquista su primera novela El Tesoro de Tiradentes.

 

“Creo que escribí toda la vida, porque uno se prepara para esto”, sostuvo Hugo Primavera, quien acaba de presentar su primera novela, El Tesoro de Tiradentes, en la Feria del Libro. Obviamente, empezó por ser lector: “Cuando yo era chico, aunque éramos una familia de clase media, no se podía gastar mucha plata. Mi mamá me compraba el Billiken, la única opción que tenía de lectura. Salía semanalmente, entonces, para que me durara toda la semana, me leía una página por día, pero la leía 20 veces. Por esto, a los 9 años, sabía todos los huesos del cuerpo humano, cuánto combustible gastaba un cohete. A los 13 años, un tío me regaló El Manantial, de Ayn Rand. A este libro y Cuentos de amor, de locura y de muerte, de Horacio Quiroga, no me los olvido más. Después leí mucha ciencia ficción. Ahora estoy leyendo a Murakami”.

Para leer elige el paseo Lavalle; allí se lo puede ver con su libro, una birome y el mate. Seguramente, cuando levanta sus ojos del libro y posa su mirada sobre el río Tigre, ha de estar pensando en su próxima novela.

 

Un poco de historia

El Tesoro de Tiradentes se basa en hechos ocurridos en 1789 en la región de Minas Gerais, Brasil, donde se explota oro y diamantes. “Por lo que investigué, extrajeron 1200 toneladas de oro y varios cientos de miles de diamantes. Era una zona importantísima, lo demuestra su población: Vila Rica, hoy Ouro Preto, tenía, en 1790, 100 mil habitantes; en el mismo año, Buenos Aires tenía 40 mil y París, también 100 mil”.

Allí se organizó una revuelta contra el rey de Portugal porque los fazendados estaban cansados de pagar impuestos, “como de costumbre”, comentó Hugo. “La rebelión fracasó porque hubo un inconfidente. Los metieron a todos presos, pero, como tenían plata, pagaron su libertad. Al único que encontraron culpable fue a Tiradentes, que no tenía plata. Lo ahorcaron, decapitaron y desmembraron y llevaron las partes de su cuerpo por todo Brasil para escarmiento. Su casa fue demolida. ¿Por qué la demolieron? Ahí está mi especulación... porque buscaban un tesoro que le dieron para pagar la sublevación”.

Aunque la novela se basa en ese hecho histórico, “ocurre en la actualidad, ya que los descendientes de Tiradentes, que encontraron una nota sugiriendo...”. Quien quiera saber más, tendrá que leer la novela que ya se encuentra en todas las librerías de zona norte.

 

Más historias

“El escritor transforma una historia en novela”, definió Hugo, que anda pescando historias por aquí y por allá.

“Investigo muchísimo, tengo cajones de recortes. Cuando veo algo interesante en el diario, lo guardo. Pueden ser frases, hechos, quizás enseguida no me sirven, pero en algún momento...”.

Una característica de sus novelas es la acción, aunque su esposa diga que “pierde mucho tiempo en la descripción”. “Me gusta que el lector”, aclaró Hugo, “vea los paisajes, por eso ahora voy a viajar a La Paz para oler y sentir las sensaciones de esa ciudad, porque si no, no las puedo transmitir”.

Si bien actualmente se encuentra realizando la difusión de El Tesoro de Tiradentes, ya registró su segunda novela: Misterios en los Bajos del Temor. “Es un lugar donde puede pasar cualquier cosa, por eso tiene un final insospechado”, anticipó.

Y como escribir le apasiona, tiene en elaboración una tercera. “Voy evolucionando. Me estoy dando cuenta de que en la tercera novela modifiqué la estructura y, para mí, mejoré. Estoy desarrollando un poco más el carácter de los personajes”.

Pero siempre mantiene algo que, según sus amigos, hace que su estilo sea inconfundible.

 

El profe Hugo

No sólo le piden más libros, sus amigos también quieren que él mismo les lea.

“El gusto por leer en voz alta me viene de la docencia”. Su prosapia docente se inicia con su madre, Delia María Puente. “Fue una de las primeras maestras de Tigre. Mi abuelo fue a verlo al Pato García para que pudiera empezar a trabajar, porque, si no tenían el permiso del caudillo del pueblo, a las maestras no les daban trabajo”. Ya en actividad, Delia María fue maestra de Ubieto.

Hugo siempre trabajó con adultos, por la noche, en el Marcos Sastre. “Empecé como profesor de contabilidad mecanizada, después pasé a dar tecnología. Todos los miércoles desarmaba mi Comodor 64 y la llevaba al colegio. Después terminé dando clases de economía y administración de empresas”.

En este 2016 cumple 40 años de profesor; por eso para muchos tigrenses que lo cruzan por la calle, Hugo es “el profe”.

“A los alumnos les hago leer, de a poquito, para que vayan perdiendo el miedo a escucharse. El que no sabe leer en voz alta, es porque tiene miedo a escuchar su propia voz”.

Es de esperar, entonces, que en la presentación que se hará en el Museo de la Reconquista, el 29 de junio, lo escucharemos contar muchas anécdotas y, por supuesto, leer fragmentos de su novela. Y, seguramente, nos quedaremos con ganas de más.

 

Foto: Hugo Primavera junto a su libro