Inicio Suplemento Flor de Ceibo El mundo marcha contra Monsanto
El mundo marcha contra Monsanto PDF Imprimir Correo
Escrito por Mónica Carinchi   
Viernes, 22 de Julio de 2016 01:11

Semillas transgénicas y agrotóxicos: un explosivo. El 21 de mayo se realizó por cuarto año consecutivo la marcha contra Monsanto. En nuestro país, los ciudadanos también marcharon. Ese mismo día, en Rojas, provincia de Buenos Aires, se armó la Red Nacional para Fomentar la Agroecología.

 

Investigaciones científicas han demostrado que los “alimentos” genéticamente modificados producen graves enfermedades; la OMS confirmó - el año pasado - que el glifosato produce cáncer, daña el ADN y los cromosomas de las células humanas.

Monsanto es una empresa biotecnológica transnacional que produce organismos genéticamente modificados y el famoso veneno glifosato. Por esto, desde hace 4 años, el mundo marcha contra Monsanto.

400 ciudades de todo el mundo se unieron el 21 de mayo, marchando contra la empresa transnacional y contra el modelo de producción extractivista y contaminante.

En nuestro país, la provincia de Córdoba tiene la más fuerte resistencia contra la empresa Monsanto. Por un lado, las Madres de Ituzaingó lograron, en 2012, un fallo histórico: se condenó a un productor rural y a un piloto por fumigaciones ilegales; ahora están en espera de un nuevo proceso judicial para establecer la relación entre los casos de cáncer y los agrotóxicos; la ciudad tiene un récord macabro: sobre una población de 5000 habitantes, hay 200 casos de cáncer y cientos de personas con glifosato en sangre, fundamentalmente niños. Por otro lado, Malvinas Argentinas, donde Monsanto pretende instalar la mayor planta procesadora de Sudamérica de semillas de maíz transgénico, logró que, en 2014, la justicia cordobesa hiciera lugar a un amparo y, posteriormente, rechazara el informe de impacto ambiental presentado por la empresa. En esta provincia, el sábado 21, la marcha contra Monsanto se hizo sentir. Un dato importantísimo: en Río Cuarto, zona sojera por excelencia, también hubo marcha; la Asamblea Río Cuarto sin Agrotóxicos se manifestó frente al edificio municipal.

“Llevamos más de 900 días bloqueando la planta. Malvinas es hoy un ícono mundial. No vamos a desistir hasta que Monsanto se vaya definitivamente porque estas multinacionales son como un cáncer”, dijo uno de los asambleístas.

Existe correlación directa entre personas expuestas a las semillas transgénicas y los agrotóxicos y enfermedades como leucemia, abortos espontáneos, nacidos con malformaciones, cáncer. Por esto, la lucha contra Monsanto se libra en las calles del mundo y, también, en ámbitos académicos e institucionales. La Dra. en Física de la Universidad Nacional de Córdoba, Cristina Arnulphi, declaró: “Es muy triste lo que está pasando en nuestra provincia, porque sufrimos un gran daño ambiental y sanitario”.

La provincia de Buenos Aires no está libre de este peligro. Hay plantas de Monsanto en Zárate, Pergamino y Rojas. En esta última ciudad, el 21 de mayo se juntaron representantes de municipios de todo el país y asambleístas para crear la Red Nacional para Fomentar la Agroecología; también participaron investigadores del Conicet y del Inta que expusieron sobre los daños causados por el modelo sojero.

Las semillas tansgénicas han avanzado sobre el monte nativo y sobre producciones locales, profundizando no sólo el deterioro del suelo en todo el país, sino también la dependencia alimentaria. El despido masivo que se produjo en la Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación es un duro golpe para más de 200 mil pequeños productores de todo el país que luchan por un modelo productivo respetuoso de la naturaleza y por la soberanía alimentaria.

En octubre de este año, Monsanto tendrá que enfrentar en la Corte Internacional de La Haya un juicio por crímenes de lesa humanidad y ecocidio. El mundo sigue en lucha contra Monsanto.

 

El fotógrafo Pablo Piovano recorrió zonas rurales donde viven familias afectadas por las fumigaciones con agrotóxicos. De ello surgió la muestra El Costo Humano de los Agrotóxicos.  Lo podés ver por internet.