Inicio Suplemento Sobremarea Todavía buscando casa
Todavía buscando casa PDF Imprimir Correo
Escrito por Mónica Carinchi   
Jueves, 24 de Diciembre de 2015 20:10

Desde 2011, un grupo de mujeres, encabezadas por Cristina Melillo, llevan adelante las actividades del Museo de las Escuelas de Tigre. Han hecho muestras en escuelas primarias, secundarias y en jardines, de los que han comenzado a relevar sus historias. También estuvieron en islas y en la Casa del Isleño. El patrimonio que fueron recolectando permanece en casas particulares, ya que aún no tienen una sede propia.

 

Los museos están vinculados con la memoria de un pueblo; son una forma más que las comunidades tienen para construir su historia. En ellos se conserva y actualiza la información del pasado y se difunde el patrimonio material e inmaterial del pueblo. En su construcción van participando distintos actores sociales, lo que permite consolidar una identidad colectiva que favorece el encuentro, la interacción y el intercambio.

El museo no es sólo un espacio, es una institución que tiene como misión informar, sensibilizar y educar sobre distintos aspectos de la vida. Las actividades que pueda realizar - charlas, ponencias, seminarios - así como los objetos a exponer, transmiten contenidos que sirven al público para incorporar elementos de valoración y comprensión de acontecimientos y procesos históricos.

Como espacio educativo, cumplen una función que se va consolidando cada día más; sirven para la formación de profesionales, estudiantes y público en general, así como para la promoción cultural amplia.

En cuanto a las muestras de objetos, actualmente el museo se piensa como un espacio para ser mirado y vivido, ya que el público va construyendo los sentidos de lo que observa, generándole estímulos diversos: recuerdos, emociones, ansias de saber más. Al observar, el sujeto se adentra en una experiencia intensa, sintiéndose, casi, parte de un espectáculo, ya real, ya simbólico.

Toda interacción que el visitante realiza por su recorrido pone en funcionamiento saberes previos, el pensamiento lógico, la imaginación, la creatividad, la comparación, la activación del recuerdo, transformándose la visita en una experiencia estética, ética y comprensiva.

Vemos, por lo tanto, que la creación de un museo es parte de un proceso educativo y cultural. ¡Qué alegría, entonces, que el Museo de las Escuelas de Tigre (METi) esté próximo a cumplir 5 años! ¡Qué pena, al mismo tiempo, que aún no tenga su propio espacio!

“Por no tener el edificio hemos dejado de cumplir con gran parte de los objetivos que nos propusimos, por ejemplo capacitar docentes, alumnos, realizar charlas para la comunidad, por supuesto hacer muestras, tanto permanentes como itinerantes, porque, aún cuando tengamos nuestro espacio, no dejaremos de hacer muestras en escuelas y en todos los lugares donde nos inviten”, manifestó Cristina Melillo, la presidente del METi, quien trabaja incansablemente desde que comenzó este sueño en 2010.

“En 2011 ya comenzamos con las muestras temporarias; al principio en las escuelas, después se fueron sumando otros espacios”, contó Cristina.

Efectivamente, en 2012 hicieron una muestra de una semana en la Casa del Delta. “Fue hermosa. Se llamó ‘Entre marea y marea, algo se pudo guardar’, se basó en la historia de escuelas de islas de la primera sección. La hicimos coincidir con la semana del isleño, así que tuvimos muchas visitas de vecinos y, por la ubicación, también de paseantes”.

Sin lugar a dudas es fundamental tener registrada la extensa historia escolar de este espacio insular que ha sufrido tantos despojos.

El METi también participó de la Noche de los Museos, en un sector del Concejo Deliberante.

En la actualidad están haciendo el rastreo de los jardines de infantes que “tienen poca antigüedad; en 2014, el 901 cumplió 50 años; este año los cumplió el 902; tengo entendido que el año próximo los cumple el 906”. Cuando armaron la muestra del 901, pudieron llegar hasta la familia de su fundador: “Por aquel entonces Carlos Fernández era el presidente del Club Juventud de Rincón, él tuvo la idea de fundar el jardín que funcionó primeramente en el club, luego en la calle Oliveira César y ahora en la calle José C. Paz. Su familia se puso muy contenta al saber que el METi estaba reconstruyendo la historia del jardín y que, por lo tanto, habría un reconocimiento a su fundador. Su hija María Elena escribió un relato que leyó en el acto, realmente estuvo muy emotivo”.

En este hecho se puede apreciar la utilidad del Museo de las Escuelas: investigar, reconstruir, recuperar la memoria oral, reconocer a los vecinos que se comprometieron con la educación de los niños de la localidad.

Para hacer las muestras aprovechan los aniversarios de las instituciones: “Trabajamos en las últimas horas del día anterior a la muestra y la desarmamos poco después que termina el acto. Un esfuerzo muy grande para tan poquito tiempo”, suspiró Cristina. Como el año próximo el METi cumple 5 años, esperan hacer una muestra que dure 15 días, ¿quién ofrecerá el lugar?

El logo de la institución fue el resultado de un concurso de manchas promovido entre todas las escuelas primarias del distrito. “Recibimos más de 300 trabajos; tuvimos un jurado de notables. El 1° premio lo ganó Francisco Munmo López, un niño de 4° grado de la Escuela 2 Bernardino Rivadavia. Ahora esta familia ya no vive en Tigre, pero nos comprometimos con ellos a invitarlos el día que inauguremos nuestro propio espacio”.

Para que esto se produzca, han tocado muchas puertas; en 2012 entregaron un expediente en el Municipio que aún no tiene respuesta satisfactoria. Sin embargo, la comunidad tigrense confía en las mujeres que llevan adelante esta institución. “Todas tenemos algo guardado en nuestras casas. Estamos comprometidas con la comunidad que nos entregó objetos porque confía en nosotras, así que los cuidamos con mucho celo”.

Para el año próximo, la concejal Alejandra Nardi les anticipó que quiere hacer en el Concejo Deliberante una muestra de dos semanas coincidente con el mes del maestro. Pero antes celebramos los 200 años de nuestra Independencia, por lo cual sería muy grato que también pudiésemos celebrar que el Museo de las Escuelas de Tigre tenga su propio espacio para que sea una más de las instituciones que, en todo el país, conmemorarán tan importante acontecimiento.