Inicio Suplemento Sobremarea El teatro como herramienta de transformación social
El teatro como herramienta de transformación social PDF Imprimir Correo
Escrito por Mónica Carinchi   
Jueves, 09 de Abril de 2015 23:22

Centro de Estudios Culturales. Con sede en la ciudad de San Fernando, desde hace 15 años, esta ONG produce obras teatrales y organiza talleres artísticos. Tienen obras para niños que presentan en escuelas e instituciones de la sociedad civil. Para comunicarse con ellos Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesita activar JavaScript para poder verla

 

La década de los noventa generó, en nuestro país, muchas miserias y, también, impulsó a mucha gente a juntarse para hacer algo por el otro. Así pasó con un grupo de compañeros que pusieron sus conocimientos artísticos al servicio de la comunidad y que, en el 2000, se consolidaron como Centro de Estudios Culturales (CEDEC), cuyo actual presidente es Roni Rodríguez. Uno de los aspectos más importantes de esta ONG es la producción teatral, además de talleres de plástica, comunicación social y educación popular.

“Nuestro objetivo es generar acciones culturales y educativas en toda zona norte y, especialmente, en San Fernando, que es nuestro lugar de origen y residencia”, dijo Roni y destacó la impronta de la institución: “No pensamos que allí donde llegamos, vamos a llevar cultura, nosotros vamos a contribuir con lo que sabemos hacer y lo proponemos para compartir. Es como juntarse para hacer una comida, cada uno pone lo que puede”. Asimismo, Jorge Córdoba, integrante de la ONG, amplió: “Nos basamos en un concepto del General San Martín que, cuando llegó a Lima, fundó una escuela, una biblioteca y un  teatro y dijo que el teatro es una herramienta política y moral de la mayor importancia para los pueblos”.

Los integrantes de CEDEC conciben, por lo tanto, al teatro como una herramienta de transformación social, como una forma cultural que puede mejorar la calidad de vida. “Muchas veces, a partir de una propuesta teatral, un grupo de vecinos ha armado un pequeño centro cultural en una habitación y, a partir de eso, se empiezan a trabajar otras cosas, como terminalidad educativa o proyectos de vida”, contó Roni.

Es por esto que les gusta recorrer los lugares más alejados de los centros urbanos, para llegar “a esas personas que no tienen la posibilidad de ver teatro”.

Tienen espectáculos para niños, cuyo mensaje es la solidaridad, la construcción comunitaria, la paz. “Uno es Buscando Sonrisas, que hace el grupo Locos por las Tablas, el otro es Historias para jugar de a tres, hecho por Mujeres de la Tierra. Estos espectáculos giran por escuelas, plazas, sociedades de fomento”, comentó Jorge. Desde diciembre de 2014 están presentando Mujeres de Amor, de Pasión, de Revolución, un espectáculo para toda la familia.

“Los espacios no convencionales son los que más nos gustan”, declararon, por lo cual trabajan con expresiones estéticas y puestas que permiten llevar las obras a cualquier lugar, recorriendo las provincias y también el exterior, como en 2014 cuando estuvieron en el Festival Internacional de Teatro para Niños, en Perú.

Las obras son de entrada libre y se pasa la gorra, pues “de esa manera es el público el que pone el precio a nuestro trabajo”. En cuanto a los aranceles de las actividades de capacitación, Roni aseguró que “cuando las ganas están, nos vamos a poner de acuerdo. Tratamos de que nuestro trabajo nos sirva a todos; hay lugares en que se puede trabajar con organismos del Estado, en otros casos, con organizaciones de la comunidad. Nunca olvidamos que este es nuestro trabajo, pero, si hace falta, lo hacemos gratuitamente, porque no olvidamos que formamos parte del pueblo, entonces hacemos nuestra contribución para que ese pueblo pueda tener mejor calidad de vida”.