Inicio Suplemento Sobremarea La banda más cumbiadélica de los ritmos tropicales
La banda más cumbiadélica de los ritmos tropicales PDF Imprimir Correo
Escrito por Mónica Carinchi   
Jueves, 09 de Abril de 2015 23:15

Música para mover el esqueleto. Integrada por cuatro músicos, La calor asume el desafío de tocar múltiples instrumentos, hacer covers con improvisaciones y generar un clima festivo que empuja a bailar, cantar y pedir más. Los podés encontrar en Facebook.com/somoslacalor

 

Porque la vida es alegría, movimiento y fiesta colectiva, la música tropical fue, en las últimas décadas, ganando más y más adeptos. Entre nosotros se impuso la cumbia, en los barrios, el cumpleaños de 15 y los casamientos. Con más de medio siglo de historia, el género ha dado para muchísimas variaciones, pasando por Los Wawanco, la cumbia villera hasta la cumbiadélica de La calor, el grupo conformado por Pedro Cáceres, Martín Vallejos, Jonathan Monge y Lisandro Maroni. Los cuatro jóvenes, al momento de armar la banda, no dudaron: hacer música para que la gente mueva el esqueleto.

Cumbia hermanada al funk, un poco de rock, toques de psicodelia y efectos propios de la tecnología delinean el estilo de La calor. “Fusionamos cumbia con otros ritmos, también tenemos momentos de improvisación”, explicó Pedro. Y se lanzaron al ejemplo con La danza de los mirlos: con un principio y un final fácilmente reconocibles, en el medio se permiten la improvisación, imprimiendo un toque moderno al himno de la cumbia. Pero ojo! esta banda no está borracha!

“Normalmente la cumbia se baila en pareja, pero con nosotros se puede bailar solo, es la vuelta de tuerca que permite la psicodelia, liberándose de tener que sacar a bailar o hacer determinados pasos”, dijo Jony, bamboleándose con sus raros instrumentos. O sea que nadie tiene excusas, pues acompañado o en solitario, La calor siempre propicia un pasito para acá, un pasito para allá.

Una particularidad de esta banda es que todos tocan un poco de todo, incluso uno de sus integrantes, cuya identidad mantendremos reservada, se está iniciando en la música con esta agrupación y, verdaderamente, es una gran revelación. No se sabe si lo trae en la sangre, en el color de su piel, en su tono de voz, en su simpatía o en qué, pero todo lo que hace, le sale muy bien. Bravo Jony!!! “Los ritmos más sabrosos requieren gran cantidad de gente y nosotros somos sólo 4, así que nos pareció un desafío interesante resolver eso. Por ejemplo, yo soy el trombonista, entonces tiro una armonía y paso a tocar percusión”, es así que a Pedro se lo ve abandonar los vientos y pasar a la chancha de una batería que “al ser un instrumento de otro tipo de música, da una sonoridad más moderna”. La rotación de los músicos genera un dinamismo visual y musical: “Hacemos un espectáculo y ritmos que no son los que se ven o escuchan todos los días”, comentó Jony y, para dar cuenta de esta originalidad, se puso a tocar un silbato de nariz, un raro y pequeñito instrumento que se apoya entre los orificios de la nariz y el labio inferior y emite un hermoso sonido de selva. Sonidos a pajaritos y reminiscencias de la naturaleza acompañan todo el show; obvio, el orangután y la orangutana están presentes.

Por su parte, Lisandro, el bajista, está atento a la computadora - directamente relacionada con el teclado - donde graba y reproduce sonidos: “Así quedo liberado de estar tocando la base todo el tiempo y puedo hacer otra cosa”, lo que no significa abandonar el escenario, sino tocar otro instrumento o cantar un poquito. Y justamente aquí hay otra característica: esta banda es fundamentalmente instrumental, sólo hacen algunos estribillos. “No hay una voz principal, casi siempre canta el trombón, más que nada la voz es una línea de melodía”. En general hacen covers conocidos por lo cual es el público el que canta, “está muy bueno”, dijeron todos. Durante los ensayos también fueron armando sus propios temas con un clima festivo que se va creando con los cencerros, el trombón, la percusión… hasta que estalla la psicodelia.

En el 2014, La calor estuvo calentando motores, compartieron escenarios con Cumbia Club La Maribel, alegraron fiestas privadas; para el año en curso prometen más presentaciones en zona norte, así que si querés bailar, si querés escuchar buena música, si querés sacurdirte la mala onda, a estar atentos al Facebook.com/somoslacalor porque la vida es para disfrutar!!!