Inicio Instituciones Las múltiples funciones de un museo
Las múltiples funciones de un museo PDF Imprimir Correo
Escrito por Mónica Carinchi   
Jueves, 05 de Febrero de 2015 04:02

Señalización del Museo Naval de la Nación. Con la presencia del Ministro de Defensa de la Nación, Agustín Rossi, y otras autoridades, en noviembre del año pasado se colocó el escudo azul que marca al Museo como un patrimonio a ser protegido. En la misma oportunidad se inauguró el taller de conservación en el cual trabaja minuciosamente el equipo de conservacionistas. El Museo cuenta con visitas guiadas diarias y actividades especiales para los colegios.

 

Cumplimentando obligaciones internacionales asumidas en el marco de la Convención para la Protección de los Bienes Culturales en Caso de Conflicto Armado, en nuestro país ya se han señalizado 3 monumentos históricos y el tercero fue el Museo Naval de la Nación. La implementación la lleva a cabo el Ministerio de Defensa, por lo cual el Ministro Agustín Rossi se hizo presente el día de la señalización, manifestando que “los actos de señalización constituyen una visibilización de la importancia que representa para la política de defensa la protección de los bienes culturales”.

Este año, los escudos azules fueron elaborados por Fabricaciones Militares, en tanto que el equipo que realiza la identificación de bienes culturales está integrado por miembros del Ministerio de Cultura y el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, coordinados por el Ministerio de Defensa.

La señalización con el escudo azul protege ante situaciones de emergencia o conflictos armados. Si bien el país debe cumplir con este tipo de convenio, resaltamos que en enero de 2014, la CELAC declaró a toda América Latina como zona de paz, lo que evidencia la predisposición no sólo de los gobiernos, sino de todos los pueblos latinoamericanos de vivir en armonía y tranquilidad.

Ese mismo día, también en el Museo Naval, se inauguró el taller de restauración. El Ministro Rossi se mostró muy interesado en el tema, lo que se advirtió en las preguntas y comentarios que realizó.

 

Taller de conservación

El sueño del taller de restauración propio se inició con el anterior director del Museo, el CN Horacio Molina Pico. Para ello se acondicionó un ambiente, al que se llega por una escalerita muy estrecha y empinada, que, por fin, pudo ser equipado. “En ese momento era imposible equipar el taller y tampoco había profesionales idóneos, ahora se han incorporado y se encargaron de hacer el relevamiento de materiales necesarios que fue comprado por el Ministerio de Defensa”, indicó Pablo Pereyra, museólogo del lugar.

El capitán de navío (RS) Alberto Monges, Director del Museo, subrayó la importancia del taller dado que la humedad típica de la zona exige una atención permanente sobre las piezas, pues “los microorganismos avanzan y las piezas se deterioran”. El Director aprovechó para destacar el trabajo que se hizo en el edificio durante el año pasado: “Es un hecho trascendental el cambio de techos porque asegura que ya no habrá más ingreso de agua de lluvia. Cuando todo esté bien seco, se realizará la pintura tanto interior como exterior”. Por otra parte reconoció el orgullo de tener un equipo integrado por profesionales comprometidos con sus tareas que “permiten llevar adelante una gestión con mucho éxito”.

En el último año se incorporaron al Museo las Conservadoras de bienes culturales Natasha Bortolín y Javiera Domínguez. La primera aclaró: “Ya no se habla de restauración, sino de intervenciones y conservación preventiva”. En cuanto a la tarea específica en el Museo comentó: “Aquí nos encontramos con la particularidad de tener material orgánico e inorgánico. Hay distintos tipos de humedades que van deteriorando las piezas que, en general, están bastante bien porque se van adaptando al lugar. Nosotras priorizamos la conservación preventiva, teniendo en cuenta que, después de la intervención, la pieza vuelve al mismo ambiente”.

Por su parte, Javiera Domínguez resaltó que son muy pocos los museos que poseen su propio taller de conservación, lo cual conduce a tercerizar la tarea, sacando a la pieza del museo y “eso implica otro riesgo”.

La limpieza es una de las tareas más importantes que están realizando, “a veces sacamos tierra de una pieza y se la dejamos a la antropóloga porque a ella le puede servir”, dijo Javiera.

Para que el público pueda observar la tarea que realizan las conservacionistas, el Director cedió su oficina. “Es importante que los visitantes las vean trabajar”, comentó.

Pablo Pereyra sintetizó el sentir de todos los profesionales: “Cada pieza es parte de nuestra identidad y nos permite proyectarnos como nación, por eso conservarlas es nuestra razón de ser”.

 

Guiar y convocar

Todos estuvieron de acuerdo en que cada pieza expuesta es un detonante para contar una historia. De este trabajo se ocupa, principalmente, Andrés Rodríguez, guía del Museo.

En la actualidad están poniendo especial énfasis en el tema de la inclusión, por lo cual el 3 de diciembre convocaron a la primera actividad. Andrés expresó al respecto: “La inclusión no sólo está relacionada, por ejemplo, con personas con movilidad reducida, también podemos hablar de inclusión en relación a barreras culturales. El guía debe advertir qué viene a buscar cada visitante y ayudarlo para que haga su propio recorrido”.

También se trabaja para atraer a los más pequeños. “Queremos llevar el Museo a las escuelas y para eso se han preparado las valijas didácticas”, acotó el Director. Andrés amplió la información: “La experiencia es interesantísima. Con la valija contamos la historia de la navegación. En esa charla tocamos temas de geografía, historia, matemática. Después mucha información se recupera cuando los chicos vienen al Museo. En nuestras manos está que ellos regresen y muchas veces lo hacen con su familia”. “El desafío”, sostuvo Pereyra, “es atraer a la gente que no concurre nunca a los museos”.

El equipo educativo, coordinado por Paola Ojeda, tiene la función de generar actividades para que, cada día, más visitantes concurran al Museo Naval. Para el 2015 algunas de ellas son: actividades sobre Malvinas; el festejo del 123 aniversario; las vacaciones de inviernos; otra jornada sobre discapacidad; entre abril y mayo se expondrá la obra de Alberto Morales, realizada en base a su viaje a la Antártida; el 2do. concurso fotográfico; inauguración del espacio permanente sobre el Almirante Brown.

Además, el Museo tiene un curso anual de modelismo a escala. “Cada año le encargamos un modelo. Ahora están trabajando sobre la Santísima Trinidad. Con cada grupo, el Museo se nutre de un modelo más”, dijo el Director. El curso es con inscripción, teniendo un cupo de 15 personas.

El Museo Naval se puede visitar de martes a domingo; todos los días hay visitas guiadas, los colegios deben solicitarlas al 4749-0608 / 4506-9332 o al mail Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesita activar JavaScript para poder verla

“El Museo es una institución social muy importante, por lo tanto tiene la obligación de presentar posibilidades, aquí hay oficios, profesiones, distintas artes. La educación es obligatoria, no porque las personas tengan la obligación de estudiar, sino porque el Estado tiene la obligación de educar al pueblo y una manera de hacerlo es con estas instituciones”, cerró Andrés Rodríguez.