Inicio Historia La capilla flotante “Cristo Rey”
La capilla flotante “Cristo Rey” PDF Imprimir Correo
Escrito por Maribel Carrasco   
Jueves, 05 de Febrero de 2015 03:45

Historia del Partido de Tigre - Parte LXXXVIII

En 1936 un nuevo barco-capilla bautizado como “Cristo Rey” se incorporó activamente a la labor pastoral para cumplir con los oficios religiosos por los ríos y arroyos de las Islas del Delta. Una obra majestuosa e imponente cuya botadura contó con la presencia de importantes personalidades de la época. “Nuestra Señora del Rosario”, patrona de las Islas del Delta y la tradición de las procesiones.

 

Con el mismo nombre y funciones que la anterior, que había estado a cargo del Padre Luis Isola, esta embarcación era mucho más moderna. Gracias al empresario naviero Luis Dodero que donó el casco de un arenero construido en Cardiff (Inglaterra), la nave se terminó de construir en los astilleros del Ministerio de Obras Publicas de la Nación, sobre el Paraná Mini. Con 33 metros de eslora, tenía una capacidad para 150 personas y contaba con sacristía, comedor, cocina y cinco camarotes para los sacerdotes y tripulación.

En el mes de agosto de 1936 se realizó un acto con grandes festejos organizados por una comisión creada a tal efecto, y se lanzó la embarcación al agua. La participación de importantes autoridades de la época denota la trascendencia que tuvo el evento. Asistieron el Presidente de la Nación Agustín P. Justo y  su esposa, quienes fueron los padrinos del “Cristo Rey” y ministros, generales, almirantes, senadores y diputados. La bendición estuvo a cargo del Nuncio Apostólico Monseñor Cortesi y, según las crónicas del momento, asistieron unas 4 mil personas. Como ha sucedido históricamente, los políticos, en este caso de la Década Infame, y la Iglesia siempre de la mano.

Una vez en el agua, el “Cristo Rey” permaneció en el puerto de Buenos Aires por varias semanas y fue visitado por unas 100 mil personas. Más tarde, como no tenía motores propulsores, fue remolcado con los servicios de remolque de la compañía “Navegación Isleña” hasta el Delta del Paraná donde iniciaría sus recorridas pastorales.

 

La tradición de las procesiones en el Delta

“Es una de las peculiaridades del Delta. Es tan tradicional como la que se hace anualmente en el Luján. Ningún isleño permanece ajeno a ellas. Es la procesión. Dicho así a secas. Aunque flote sobre el agua” (1), decía el Padre Edel Torrielli.

Las “Primeras Fiestas Patronales del Delta” tal como fue denominada por la Comisión de Festejos se realizaron el 4 de noviembre de 1923. La imagen de Nuestra Señora del Rosario fue conducida por distintos ríos del Delta. La empresa Navegación Isleña colaboró con barcos de la flota para el traslado de los fieles. El lugar de los festejos fue la Capilla “Nuestra Señora del Rosario” - instituida posteriormente como Patrona de las Islas del Delta - que venía funcionando desde el 2 de febrero de 1911 en Paraná Miní y Chaná.

El aviso publicitario de la procesión señalaba: “La Comisión de Fiestas tiene el agrado de invitar a los vecinos de San Fernando, San Isidro y Las Conchas (antiguo nombre del actual partido de Tigre) a participar de este novedoso festejo concurriendo al lugar de la cita desde las primeras horas del día”.

La Comisión la formaban: Presidente Domingo Casella, Vice-Presidente H. Vicuña, Secretario Francisco Lisarrague, Tesorero: Francisco La Rocca, Vocales: Ambrosio Giovanini, Lázaro Amorabieta, Miguel Aulicino, Jerónimo Cesio, Antonio Larroca, José Cesio y Antonio Aulicino.

El programa de la procesión informaba que la salida estaba prevista a las 8 hs. desde el Canal de San Fernando en los vapores “Ciudad de San Fernando” y “Rivadavia” con destino a los lugares de festejo.

 

El final del “Cristo Rey”

La Iglesia flotante cumplió su misión recorriendo ríos y arroyos para dar misas, celebrar casamientos y otros oficios religiosos. Hay versiones que indican que fue desmantelada en 1952, mientras que otras fuentes sostienen que fue en 1970. De todas maneras el único testimonio que hoy se conserva de su paso por el Delta es su cúpula, que se encuentra en el Destacamento de Policía, en la confluencia del río Carapachay con el Paraná de las Palmas.

 

Fuentes:

- Torrielli, Edel, “Historias Tigrenses”, Municipalidad de Tigre, Buenos Aires, 2001.

- Luciano, Darío, “Navegación Isleña 1900-1967”, Instituto de Estudios Históricos de San Fernando de Buena Vista, Buenos Aires, 1999.

 

(1) Torrielli, Edel, “Historias Tigrenses”, Municipalidad de Tigre, Buenos Aires, 2001. Pág. 74.