Inicio Historia El Astillero Sánchez
El Astillero Sánchez PDF Imprimir Correo
Escrito por Maribel Carrasco   
Jueves, 28 de Agosto de 2014 23:36

Historia del Partido de Tigre - Parte LXXXIII

La empresa “Navegación Isleña” también tuvo su propio astillero para la reparación de las embarcaciones, y entre cosas, construyó allí el barco “Nicolás E. Ambrosoni” que será el último de los buques pesados que se construirá en el sistema de transporte de pasajeros en el Delta del Paraná.

 

En 1909 “Navegación Isleña” compró un predio sobre el río Luján frente al Canal de San Fernando a los fines de instalar allí un taller para la construcción y reparación de sus propias embarcaciones. El terreno estaba muy bien ubicado, tenía 180 metros de frente, y 500 metros de fondo.

La compañía puso al frente del astillero a José Sánchez Gómez, que había sido capataz del célebre Dique Seco de Carena de Canal, y compañero de trabajo de José Luciano y Antonio Otero - el primero había sido capataz de diseño y el segundo, había estado a cargo del personal -. Sánchez Gómez además tenía una larga experiencia de trabajo en astilleros de Cádiz, España, de donde era originario.

Al poco tiempo de poner en funcionamiento el taller, se fueron sacando las embarcaciones menores a tierra para su reparación, y tres años después ya se podía carenar a las unidades mayores. El astillero funcionó muy bien y fue un factor preponderante para el crecimiento de la empresa.

En 1930 el astillero fue vendido a José Sánchez Gómez con el compromiso de que se siguieran arreglando allí las embarcaciones de la empresa. Conocido popularmente como el “Astillero Sánchez”, el taller creció con el paso de los años, y allí se construyeron grandes barcos para la marina mercante y buques para la Armada Nacional.

 

Fuente:

- Luciano, Darío, “Navegación Isleña 1900-1967”, Instituto de Estudios Históricos de San Fernando de Buena Vista, Buenos Aires, 1999.