Inicio Historia El buque “Ciudad de San Fernando”
El buque “Ciudad de San Fernando” PDF Imprimir Correo
Escrito por Maribel Carrasco   
Jueves, 03 de Julio de 2014 14:53

Historia del Partido de Tigre - Parte LXXXII. Moderno, rápido y con gran capacidad de brindar servicios, el crucero “Ciudad de San Fernando” fue adquirido por la empresa “Navegación Isleña”, la que, a partir de esa etapa floreciente, además, comenzó a pagar el aguinaldo a sus empleados y a entregar créditos para la compra de viviendas.

 

La jornada de inauguración del buque “Ciudad de San Fernando” culminó con una cena y baile a bordo, y así fue presentado en sociedad con la asistencia de una nutrida concurrencia que contó con personalidades y autoridades locales y navales.

El “Ciudad de San Fernando” tenía la capacidad de transportar hasta 400 pasajeros, podía dar de comer a 300 comensales a bordo en un solo turno, y alojar para dormir en sus camarotes a 90 personas. Asimismo, la embarcación tenía un moderno instrumental de navegación, elementos de seguridad y vajilla de primera calidad que contrastaba con los elementos modestos que se habían utilizado hasta el momento. Por otro lado, el buque tenía una velocidad máxima de 25 nudos, casi 28 km. por hora, superando la marca récord que poseía el “Domingo F. Sarmiento”.

Cuando se sumó el buque a la flota, la empresa pasaba por su mejor momento económico, por ello sus autoridades decidieron cumplir con las reglas de los Estatutos de la Sociedad Anónima, y a partir de diciembre de 1923, se comenzó a abonar un aguinaldo o sueldo anual complementario a todo el personal, adelantándose a las conquistas sociales que introduciría más tarde el peronismo en la Argentina.

También se instrumentó la entrega de un crédito sin intereses para la adquisición de la vivienda propia. Estas medidas contribuyeron a generar un buen clima laboral y se mantuvieron durante todo el tiempo de vida de la empresa.

La popularidad del “Ciudad de San Fernando” fue tal que la compañía “Navegación Isleña” recibió varias ofertas para adquirir la embarcación pero ésta permaneció en estos pagos, transformándose en parte del patrimonio local.

En 1926 se incorporó otro buque moderno que tenía las mismas características que el “Bernardino Rivadavia”. Este fue bautizado con el nombre de “Nicolás E. Ambrosini”, en homenaje a uno de los directivos de la empresa que había fallecido dos años atrás.

 

Fuente:

- Luciano, Darío, “Navegación Isleña 1900-1967”, Instituto de Estudios Históricos de San Fernando de Buena Vista, Buenos Aires, 1999.