Inicio Policiales En el conurbano el delito mata a cuatro personas por día
En el conurbano el delito mata a cuatro personas por día PDF Imprimir Correo
Escrito por Asteriscos.Tv   
Domingo, 18 de Octubre de 2009 15:01

Lo admite la propia estadística oficial. La presidenta Cristina casi no habla del tema y prefiere dejar que se 'ocupen' los gobernadores. Mendoza es el segundo distrito más violento del país.


En el Gran Buenos Aires son asesinadas cuatro personas cada día, según las estadísticas admitidas por el Ministerio de Justicia de la Nación. Especialistas temen que los números sean aún más graves, y a esto se suma que muchos delitos ya no se denuncian.


A pesar de semejantes números, la presidenta Cristina Kirchner no habla del tema y tampoco explicó a la ciudadanía cuál es la política de seguridad de su administración.

Durante el último año, en el conurbano bonaerense fueron asesinadas 1.322 personas, es decir, 300 casos más que en 2000, mientras que en la Capital Federal se registraron 149 homicidios, lo mismo que en ese año, según datos recogidos por el diario La Nación.

De acuerdo con el relevamiento realizado por la Secretaría de Política Criminal del Ministerio de Justicia de la Nación, el Gran Buenos Aires constituye el distrito más violento del país, con una tasa de asesinatos de 14,53 cada cien mil habitantes.

Mendoza aparece como el segundo distrito más violento de la Argentina, con un índice de homicidios dolosos (no incluye los muertos por accidentes) de 7,84 cada cien mil habitantes. En la provincia cuyana fueron asesinadas 126 personas en el último año.

El Departamento Rosario se ubica como el tercer distrito más violento del país, con una tasa de asesinatos de 6,64 cada cien mil habitantes, en tanto que la ciudad de Buenos Aires aparece en cuarto lugar, con un índice de 4,89 homicidios cada cien mil habitantes.

El estudio del Ministerio de Justicia de la Nación se realizó a partir de los datos aportados por la Policía Federal y por cada una de las policías provinciales del país. La cantidad de crímenes creció sensiblemente respecto de 2000, cuando la tasa de homicidios era de 11,23 cada 100.000 habitantes. En tanto, en la Capital Federal la tasa de homicidios fue en 2001 de 4,89 cada 100.000 habitantes, igual que en 2000 y un poco menor que la de 1999, cuando el índice fue de 5,39 cada 100.000 habitantes.

La cantidad de personas asesinadas por día en el Gran Buenos Aires se obtiene de dividir el número de asesinatos registrados durante 2001 (1322) por 365 (días del año).

Según el secretario de Política Criminal, Mariano Ciafardini, el crecimiento en la cantidad de asesinatos en la Capital Federal se detuvo cuando se puso en marcha el Plan de Prevención del Delito, merced al cual los vecinos diagraman sus propias estrategias para combatir la ola de inseguridad.

Comparadas con otras ciudades de América latina, las tasas de homicidios en Capital Federal y el Gran Buenos Aires, sin embargo, no son las más altas. Por ejemplo, en San Pablo el índice de asesinatos es de 70 cada 100.000 habitantes, mientras que en Ciudad de México la tasa es de 25 homicidios cada 100.000.

Pese a ello, el índice de asesinatos registrados en el Gran Buenos Aires es mayor que el de Nueva York. En la Gran Manzana las estadísticas indican que se cometen 12 homicidios cada 100.000 habitantes. La tasa de homicidios de cada ciudad se calcula a partir de la cantidad de asesinatos registrados cada cien mil personas y se la compara con el número de habitantes de dicho centro urbano.

Si se toman todos los asesinatos registrados en la provincia de Buenos Aires (1536) durante 2001, la tasa de homicidios desciende a 10,81 cada 100.000 habitantes debido a que se tiene en cuenta toda la población de la provincia. Por tal motivo, Mendoza, una provincia con menor cantidad de habitantes, tiene la segunda tasa homicidios del país, debido a que se registraron más asesinatos cada 100.000 habitantes.

En el país, el equipo de profesionales que comanda Mariano Ciafardini, que ganó su puesto por concurso en el Ministerio de Justicia de la Nación, fue uno de los primeros en realizar en la Argentina este tipo de estudios, además de las encuestas de victimización. "Estas cifras muestran claramente la magnitud de la violencia de los delitos, en comparación con las estadísticas sobre robos o asaltos, que revelan sólo una porción de los delitos que se registran debido a que en esas cifras existe una importante cantidad de hechos que la gente no denuncia. Esto es lo que se conoce como la cifra negra del delito. En el caso de los homicidios no hay cifras negras porque todos los asesinatos se denuncian", expresó Ciafardini.


Durante enero se incrementó en un 30 por ciento la cantidad de homicidios registrados en la provincia de Buenos Aires respecto de igual mes del año anterior. En el primer mes de 2002 hubo 198 asesinatos, contra los 147 registrados en 2001. Según Luis Genoud, ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, este año la policía bonaerense esclareció un 40% más de homicidios que en 2001.

En la ciudad de Buenos Aires, la división Homicidios de la Federal logró resolver durante 2000 y 2001 entre el 80 y el 85% de los asesinatos, según expresaron fuentes de esa fuerza.

Existen también otros indicadores no menos preocupantes para evaluar la espiral de violencia. Basta mencionar que en lo que va del año fueron asesinados ocho efectivos de la policía bonaerense y diez de la Policía Federal. En 2001, esta última fuerza había perdido 55 efectivos, un 60 por ciento más de los que había perdido en 2000.

Mariano Ciafardini, secretario de Política Criminal de la Nación, aseguró que en los próximos días se firmará un convenio con el gobierno de la provincia de Buenos Aires para extender al mencionado distrito el Plan de Prevención del Delito, que se impulsa desde hace un año en los distintos barrios de la Capital Federal. “Para frenar la ola de violencia resulta fundamental la participación de los vecinos. Que la gente trabaje en forma conjunta con la policía y la Justicia. Si bien no pudimos provocar un descenso en la cantidad de delitos, en los distintos barrios de la Capital Federal logramos al menos detener la cantidad de homicidios y de robos”, expresó Ciafardini.