Inicio Historia ¿Leopoldo Lugones se suicidó en un recreo de Tigre?
¿Leopoldo Lugones se suicidó en un recreo de Tigre? PDF Imprimir Correo
Escrito por Maribel Carrasco   
Lunes, 01 de Noviembre de 2010 11:40

Historia del Partido de Tigre - Parte XL

Es común leer equivocadamente en libros y artículos periodísticos que Leopoldo Lugones - escritor y personaje influyente de la política argentina en las primeras décadas del siglo XX -, se habría suicidado en un recreo del Delta del Tigre el 19 de febrero de 1938 y que siguiendo el designio trágico de la familia Lugones, también su nieto habría cometido el mismo acto fatal años más tarde en Tigre. Si bien el recreo El Tropezón se ubica en San Fernando se puede echar luz sobre las causas que explicarían dicho error.

 

¿Quién fue Leopoldo Lugones?

Leopoldo Lugones nació el 13 de junio de 1874 en la provincia de Córdoba, en donde se inició en el campo del periodismo y la literatura. Más tarde en Buenos Aires, formó parte de un grupo socialista que integraban escritores tales como José Ingenieros, Alberto Gerchunoff, Manuel Ugarte y Roberto Payró. Escribió para varios medios, entre ellos el diario La Nación. En 1897 Lugones publica su primer libro, Las montañas del oro, y en 1905 publica Crepúsculo del jardín pasando por los estilos del Modernismo y el Simbolismo francés. Asimismo, escribe cuentos que serán considerados precursores de la narrativa breve en Argentina, y se dedicará a brindar conferencias y escribir ensayos sobre el poema gauchesco Martín Fierro de José Hernández, obra que consideraba de gran influencia en la formación de la identidad nacional.

A lo largo de su vida, Lugones atravesó por todo el arco ideológico de la época pasando desde el socialismo, al conservadurismo y el fascismo. En 1924 dirá “Ha sonado la hora de la espada”, y se vuelve un importante propagandista del primer golpe militar de la historia argentina que lleva adelante José Félix Uriburu el 6 de septiembre de 1930, y que derrocará al presidente constitucional Hipólito Irigoyen. Su adhesión al régimen golpista le implicará el rechazó de los círculos intelectuales porteños.

 

¿Una pena de amor?

“Allí (recreo El Tropezón) una tarde de verano fue a buscar paz para sus tribulaciones Leopoldo Lugones. Habló con una de las hijas del dueño, pidió una habitación, una cena liviana y se fue a dormir. La sorprendente noticia de la mañana amilanó a todos: Lugones había muerto. Por su propia decisión”[1]· Tomó una dosis de cianuro combinada con alcohol.

Sobre la causa del suicidio, siempre se argumentó que se había debido a razones políticas. Sin embargo, publicaciones recientes hacen referencia a una profunda pena amorosa sufrida por Lugones quien, por la presión ejercida por su hijo, tuvo que abandonar a una joven estudiante de Filosofía y Letras con la que mantenía una relación sentimental y apasionada[2].

 

Lugones no se suicidó en Tigre pero…

Comúnmente cuando se hace referencia al suicidio de Leopoldo Lugones se señala que fue en un recreo de Tigre, cuando en realidad el recreo “El Tropezón” se ubica sobre el Paraná de Las Palmas y Canal de La Serna, del lado del Partido de San Fernando. Es decir, el Paraná de Las Palmas es el límite jurisdiccional que separa a la Primera Sección de Islas que pertenece a Tigre de la Segunda Sección de Islas que pertenece a San Fernando. ¿A qué se debe esta equivocación? ¿Es producto de la ignorancia? En principio se podría señalar que sí, pero si se analizan otros aspectos, se pueden comprender los motivos.

En primer lugar, por su nivel de desarrollo y larga historia, el turismo en el Delta está asociado directamente a Tigre. En el imaginario colectivo, el Delta es el “Delta del Tigre”, más allá de los límites de jurisdicción, y en esto las publicidades y los medios de comunicación han cumplido un importante rol, sin desconocer además que el “Delta del Tigre” es una marca registrada. Por otro lado, resulta interesante introducir el concepto de “territorio”, entendiéndolo como una construcción social e histórica que responde a factores socioeconómicos y culturales, y que no siempre se corresponde con los límites político-administrativos establecidos. O sea, en el caso en cuestión, se podría señalar que la Primera y Segunda Sección de Islas conformarían un sólo territorio, que para los actores extraterritoriales se denominaría “Delta del Tigre”, aunque lo integren dos partidos.

 

[1] Torriell, Edel, “Historias Tigrenses”, Municipalidad de Tigre, Buenos Aires, 2001. Pág 85.

2 “Cuando Lugones conoció el amor” de María Inés Cárdenas de Monner Sans, Seix Barral, Buenos Aires, 1999.





 

diseño web