Inicio Sociales Pastelería francesa y la mejor atención en la confitería que todos esperaban
Pastelería francesa y la mejor atención en la confitería que todos esperaban PDF Imprimir Correo
Escrito por Mónica Carinchi   
Martes, 26 de Junio de 2018 22:25

Confitería Boutique La Moderna. Después de un período de turbulencia, dos históricos empleados de una conocida panadería de Tigre abrieron su propio emprendimiento. Rescatan una tradición y al mismo tiempo le agregan un toque distintivo: un servicio de primera sin arrancarle la cabeza a nadie. Están en Cazón 1040 y el teléfono es 4749-2538.

 

Durante febrero, quien pasaba por Cazón al 1200, cerquita del kiosco de diarios, se detenía sorprendido, nadie se esperaba que le llegara el cierre a La Moderna, la confitería estrella de Tigre.

Había nacido en 1910, de la mano de un inmigrante español que tuvo 2 hijos varones, también dedicados a este rubro. Uno se quedó al lado del padre y con el tiempo se casó con la maestra Nely; el otro partió a Rincón y abrió otra famosa panadería. La Moderna creció hasta convertirse en la confitería más prestigiosa de la zona y “nadie creía que Nely iba a vender el fondo de comercio, pasó el 22 de mayo de 2012”, contó la conocida Baby, destacada empleada que llevó la camiseta de la empresa durante 35 años.

Los nuevos dueños encontraron un local próspero y empleados muy entrenados. Sin embargo, se fundieron (eso dijeron ellos). “Ya en diciembre notamos que todo estaba mal. Enero empeoró. Y llegó el 9 de febrero, abrí como siempre, despaché la mercadería que estaba pedida y, a las 11 de la mañana, llegaron los dueños con dos abogados, un contador y un escribano. Cerraron las puertas y nos comunicaron que, a partir de ese día, estábamos todos despedidos”.

Bronca, desesperanza, desazón y mil emociones más invadieron a todos los empleados que, encima, debieron escuchar que las actuales leyes habilitan a los patrones a pagar el 50% de la indemnización y, además, les pagarían con el mobiliario porque no tenían efectivo. Ratas!!! “Ya tenían una lista con el valor de cada cosa y lo que le tocaba a cada uno. Nos agarraron desprevenidos y totalmente indefensos y nos hicieron firmar. Hubo llantos, gritos, insultos. Nos decían ‘quédense tranquilos’. Pero algunos habían sacado un préstamo bancario el mes anterior y si ellos hubieran avisado con tiempo, no lo hubiesen sacado”, señaló la ex empleada.

“Si te habrás manyao papeles, expedientes y carteles/ pa’saber hasta la historia del proceso del Jordán./ Hoy en día hasta en la sopa encontrás la vil manera/ de engrupir la cocinera pa’piantarla sin pagar”. Ya sabemos que muchos tangos son tristemente testimoniales de conductas ruines.

 

Y volvió… mejorada

Como los laburantes tienen que seguir ganándose la vida, después del maltrato sufrido, lograron concretar su sueño: “Nosotros decíamos que teníamos que abrir nuestro propio local porque estábamos haciendo que ganara plata, gente que no nos valoraba”.

Decididos, entonces, a transformar este mal momento en una oportunidad para tener su propio emprendimiento, Baby y el maestro pastelero, José Martínez, Toto para los conocidos, se asociaron y salieron a buscar un local, aun sin dinero. “Conseguimos este local y a fuerza de pedir fiado, lo dejamos como nosotros queríamos y el 25 de mayo nació Confitería Boutique La Moderna”.

Mesas, sillas y vitrinas conocidas y la amabilidad de Baby hacen que, en esta nueva Moderna, uno se sienta en un lugar familiar. Por supuesto, la pastelería tiene el sello de Toto, que, ahora, trabaja con la mejor materia prima.

“Estamos felices. La gente nos dice ‘queríamos que La Moderna volviera’. Acá hubo una cadena de colaboración de las personas que nos conocen desde hace muchos años. Ellos confiaron en nosotros y no los vamos a defraudar”. Baby está segura de que van a recuperar la antigua clientela, porque “en los últimos tiempos, muchos dejaron de ir (a la Moderna) porque los asesinaban con los precios, en cambio nosotros no vamos a matar a nadie”.

Llegado cuando ya estaban bajando las cortinas, Toto comentó que trabaja todo el día y, en su cara, se veían los efectos de la extensa jornada. “Acá todo es fresco y natural”, dijo, “se trabaja con buena materia prima: manteca, harina 0000, huevos, leche”.

Los antiguos clientes pueden volver a comprar su torta de capitas de pionono, que “no se encuentra en otro lugar”; el tiramisú, la torta bombón, el mousse de maracuyá y el imperial ruso!! Además, para el día del padre, Toto prometió que hará panettone!

Por supuesto se pueden hacer pedidos de tortas especiales y, justamente, el primer sábado de junio entregaron la primera torta de cumpleaños: “Una chica que pasaba por casualidad se alegró porque siempre encargaba su torta de cumpleaños con nosotros”.

Toto es especialista en pastelería francesa, porque, confesó, le gusta mucho el chocolate. “Es para comer una porción chiquita con un buen café”, acotó Baby, ahora su socia.

Están todos avisados, la Confitería Boutique La Moderna abrió sus puertas en Cazón 1040; está atendida por su dueña, Baby, de lunes a lunes de 8 a 20hs. y conserva el teléfono histórico 4749-2538.

Felicitaciones trabajadores, la victoria es de ustedes!!!