Inicio Sociales La alegría quiere aparecer
La alegría quiere aparecer PDF Imprimir Correo
Escrito por Actualidad   
Jueves, 17 de Mayo de 2018 16:23

Barrio Parque Alegre, Rincón de Milberg. Funcionarios municipales, el titular policial de la localidad y vecinos, se reunieron nuevamente el 24 de abril, adelantado por este medio, para repasar los trabajos realizados en el barrio, ajustar otros y fortalecer los anuncios referido al ingreso de una línea de transporte y la llegada de la red de agua potable probablemente para fin de año.

 

En la edición de abril, informábamos sobre una reunión mantenida entre funcionarios municipales, policiales y vecinos del barrio Parque Alegre, para definir mejoras que se han hecho esperar durante años sin que una pequeña solución ni siquiera se asome por el lugar.

El martes 24 de abril por la noche, pese a la hora y al mal tiempo, hubo récord de vecinos presentes. Quizás haya tenido que ver, con que lo prometido, se va cumpliendo, y los ánimos de parte de los lugareños, fue totalmente otro.

Repasando los trabajos recientemente realizados, uno de los más importantes es el asfalto negro colocado sobre la calle Ugarte hasta 500 metros antes de llegar al río Luján, nivelación de calles y relleno con escoria en las arterias aledañas, zanjeo, corte de pasto, poda correctiva, nueva iluminación; pero faltan más tareas que esa noche se trataron nuevamente.

“Se hicieron trabajos acorde a lo pautado hace semanas atrás?”, preguntó Daniel Chiliutti, asistente al vecino del municipio de Tigre, rodeado de más de 50 vecinos. Por cierto, el buen clima de la reunión, invitaba a dialogar con tranquilidad.

Chiliutti, en un pasaje de la charla les adelantó que los responsables de la línea de colectivo 720 se comprometieron a ingresar al barrio para prestar sus servicios. “El ingreso no será cada quince minutos, vamos a ser realistas, pero programemos ahora mismo cinco o seis horarios para que los vehículos entren y salgan con la mayor cantidad de pasajeros”. De funcionar como se espera, aumentaría el ingreso de vehículos en el barrio.

Ciertamente no fue fácil ponerse de acuerdo porque por poco, querían las unidades en la puerta de sus casas, pero luego de varios minutos decidieron dos ingresos entre las 7 y 8 de la mañana, dos al mediodía, uno a la tarde posterior a las 17 y el último entre las 20 y 21 horas. Horas claves cuando el grueso sale e ingresa a sus casas, tanto del colegio como de los trabajos.

La iluminación mejoró notablemente, pero hubo quienes intentaron llevar al barrio nuevamente a la oscuridad. “Se pusieron tulipas nuevas pero a días de instalarse, hay cinco rotas a balazos”, sostuvo Chiliutti. Minutos después, quedó claro que el tema de inseguridad es uno de los flagelos más preocupantes entre los vecinos.

En cuanto al muelle municipal instalado en propiedad privada, utilizado particularmente por alumnos de la escuela de Villa La Ñata, trabajadores y vecinos del delta, desde el municipio se propuso trasladarlo a otra propiedad privada a 30 metros de distancia (un recreo familiar), pero los vecinos desistieron y propusieron colocarlo sobre la misma calle Ugarte y el río.

Por último, se les informó que el proyecto de extender la red de agua potable al barrio fue entregado a la empresas Aysa sa y, se presume, que para fines de este año, llegue el recurso hídrico a los hogares de Parque Alegre. Además, personal del COT instalaron a todos aquellos que poseen celulares inteligentes el dispositivo de Alerta Tigre.