Inicio Policiales El dinero no hace la felicidad
El dinero no hace la felicidad PDF Imprimir Correo
Escrito por Actualidad   
Martes, 24 de Abril de 2018 00:32

Asesinó a su esposa a balazos en Nordelta y luego se suicidó. Un hombre de 54 años asesinó a balazos a su esposa y luego se suicidó de un tiro en la cabeza. La hija del matrimonio, que encontró los cuerpos en su casa, declaró que sus padres tenían una relación enfermiza y discutían todos los días. Ambos eran dueños de la mueblería Delta Hogar.

 

Horacio Marcelo González (54) empuñó un revólver de color negro, calibre 38, y le disparó en el pecho a Rosana Nohemí Migueles (51), su esposa, en la casa que compartían en el exclusivo barrio Barrancas del Lago, en Nordelta. Cuando ella quedó tendida sobre el piso, él apoyó el arma en su cabeza y se quitó la vida con otro disparo.

Así lo pudieron reconstruir los policías que acudieron a la vivienda luego de un llamado de las hijas del matrimonio y es la hipótesis principal con la que trabaja el fiscal de Benavídez, Jorge Sebastián Fitipaldi.

Florencia (29) y Macarena (27), las hijas del matrimonio, le avisaron a la Policía Bonaerense que los dos cuerpos estaban sobre el suelo de la habitación en la que sus padres dormían cada noche. Les contaron que tenían una relación enfermiza, que discutían a diario y que el vínculo atravesaba un momento de turbulencia.

Cuando los policías ingresaron a la habitación se encontraron con el cuerpo de Rosana tirado al costado de la cama y el de su esposo y asesino, junto al pie del colchón. Tenía un disparo en la cabeza y el arma a su lado.

Eran los dueños de la mueblería “Delta Hogar”, ubicada en la calle Alfredo Palacios, en la localidad de Los Troncos del Talar, partido de Tigre. Trabajaban juntos hace muchos años.

No existían denuncias de violencia de género entre el matrimonio. Ni ninguna señal, más allá de sus discusiones de pareja, que pudieran hacerle pensar a los familiares el desenlace fatal.

Un grupo de peritos trabajó en la casa y extremó los cuidados sobre la escena del crimen. Allí incautaron un revólver marca Colt, calibre 38 corto. En su interior había tres cartuchos intactos y tres vainas servidas. En principio, creen que la mujer tiene dos disparos en el tórax y el hombre uno en la cabeza.

En la casa, ubicada en la calle De la Cañada 50, en el lote 48, trabaja el fiscal Fitipaldi, quien pidió las primeras pericias y que solicitó las imágenes de las cámaras de seguridad que tiene la vivienda.

La causa quedó caratulada como homicidio calificado agravado por el vínculo, seguido de suicidio. El fiscal quiere determinar como se desencadenó la tragedia y que sucedió en los minutos previos a la muerte del matrimonio.