Inicio Información General El transporte es una necesidad social
El transporte es una necesidad social PDF Imprimir Correo
Escrito por Mónica Carinchi   
Miércoles, 11 de Abril de 2018 00:19

Ante la insensibilidad del presidente y la gobernadora, el Municipio de Tigre está al lado de los isleños. En la reunión del 4 de abril, vecinos isleños y funcionarios públicos coincidieron en la necesidad de establecer líneas conjuntas frente al tarifazo en el transporte y la discriminación que sufren los isleños por no acceder a los beneficios de la tarjeta SUBE ni al boleto integrado. Apoyo de los dos municipios de Tigre y San Fernando al corte del río.

 

El miércoles 4 de abril, los diputados que prometieron venir a Tigre para enterarse de las particularidades del transporte fluvial, no vinieron. La reunión igualmente se llevó a cabo con los presentes: vecinos, funcionarios del Municipio de Tigre y San Fernando y el intendente Julio Zamora.

Luis Cancelo, integrante de Unidad Isleña (UI) y ex concejal, aclaró la estrategia implementada por esta organización vecinal: “Decidimos vincularnos con el Estado, tanto en la gestión de Scioli como en la actual. Pero nunca nadie nos recibió tan mal como el Director de Transporte de la gobernadora Vidal, simplemente nos dijo ‘si el pasaje es oneroso, múdense’”.

Este vecino, que vive sobre el Paraná Miní, anticipó que se viene un aumento del 33% y que se eliminará el abono. Todo esto, además de afectar las economías familiares, “dinamita la economía regional más cercana a la casa de gobierno”. Para evitar que esto suceda, convocó a todos los presentes al corte realizado el sábado 7 y recordó, para alentar al público, que el cierre de las escuelas de islas se evitó porque la gente salió a la calle y a los ríos.

Por su parte, María Eugenia Fernández Romero, también integrante de UI, advirtió que tanto el Tren de la Costa como el transporte fluvial están específicamente excluidos del boleto integrado y planteó que los niños y adolescentes de islas que vienen a planta urbana a estudiar, no tienen boleto escolar. “Cada vez que los legisladores provinciales hacen una ley, una reglamentación, no tienen en cuenta que hay gente que vive en el Delta”. También ella abogó por la presencia de todos en el corte del río Tigre.

En una actitud que merece ser destacada, Martín Nunziata reconoció la labor de Luis Cancelo como legislador, ya que “fue el único que escuchó, atendió y comprendió los reclamos isleños y, cuando terminó su mandato, se fue con una mano atrás y otra adelante”.

El vecino del Carapachay hizo un rápido pasaje por los atropellos que viene sufriendo la comunidad isleña: ya no hay estaciones de servicio en 2° sección, no se puede llevar nafta en bidones, las lanchas almacén tampoco pueden venderla; intentaron cerrar las escuelas y ahora aumentan descomunalmente el boleto, excluyen el servicio fluvial del SITRANS, eliminan el abono.

Por todo esto, “queremos formular nuestras propias políticas públicas”. Y, en directa alusión al intendente Zamora, agregó: “Hay que dejar de gobernar para los barrios cerrados”.

Martín sintetizó: “Esto es un plan estratégico para despoblar la isla”, por lo cual también convocó al corte de río.

La madre de un estudiante de islas reclamó el retorno de las lanchas escolares exclusivas y agregó que “la cantidad de niños que actualmente van a las escuelas amerita el cargo de celadora de lancha”. También manifestó su preocupación por el estado de las embarcaciones y solicitó que se realicen simulacros de zafarrancho para que los niños sepan qué hacer en caso de accidentes.

Todos los vecinos puntualizaron que trabajan para que se implemente el subsidio al pasajero.

El intendente Zamora, en un tono casi sacerdotal, informó que el Municipio inició un amparo, pues es evidente la desigualdad de trato que sufren los vecinos isleños en relación al resto de los ciudadanos argentinos que gozan de los beneficios de la tarjeta SUBE.

El Municipio de San Fernando estuvo representado por su Secretario de Medio Ambiente, Gabriel Tato, quien se presentó, ante todo, como un isleño más. También este funcionario habló “de un plan sistemático de condena al Delta” y dio como ejemplo la ausencia de obras hidráulicas, la falta de mejoras en el sistema de energía, además de todos los problemas de transporte, agravados porque “las empresas recortan recorridos cuando no les convienen económicamente”.

Dado que el Delta es el sector forestal más productivo de la provincia de Buenos Aires, se extrañó por la ausencia de representantes de Dirección de Islas y por “la catarata de políticas que vienen a condenar al Delta”.

Finalizó informando el apoyo absoluto del intendente Andreotti a todos los reclamos isleños.

Y quizás éste sea el punto, los vecinos isleños no sólo se movilizan por el aumento de boleto, la falta de implementación de la tarjeta SUBE, la eliminación de la lancha exclusiva para estudiantes, sino por una larguísima lista de necesidades que han sido sistemáticamente esquivadas por ambos gobiernos municipales, por la provincia y la Nación, que, en este momento, se potencian hasta la exasperación.

Si los intendentes reaccionan ante las demandas de los vecinos isleños y pueden admitir que son ellos los que saben qué necesitan y también cómo resolver esas necesidades, seguramente la historia entrelazada de isla y continente pueda continuar y dar mejores frutos.

 

Y llegó el sábado

A pesar de la lluvia y la marea, los isleños subieron a sus lanchas y llevaron a cabo el corte del río Tigre en su desembocadura sobre el Luján. Mientas, la estación fluvial se llenó de funcionarios locales y sanfernandinos y organizaciones políticas y sociales que, con sus banderas y reclamos, acompañaron la movilización.

La Multisectorial de Tigre volanteó contra el tarifazo y los negocios inmobiliarios, que destruyeron los humedales, empeorando las condiciones de vida de los más humildes del distrito.

“De acá no nos vamos, el Delta es nuestra casa”, fue la consigna que se mantuvo constante.

Cuando la caravana de embarcaciones llegó al muelle, estallaron los cantos y aplausos.

Los organizadores del acto fueron contundentes: “El Delta es nuestra casa y no la vamos a abandonar. No les va a resultar fácil echarnos”.

Terminados los discursos, todos desembarcaron y quienes se llevaron los aplausos fueron los estudiantes de la Escuela 12 de islas; su bandera resumía todas las reivindicaciones: amarras gratuitas para isleños; boleto estudiantil gratuito; más presupuesto para la salud pública; basta prefectura de acosar a los isleños; justicia por Tamara Suetta; la tierra es para quien la trabaja.

Quien quiera oír, que oiga.